Andando la tierra (que siento) mía

(empecé a escribir esto en septiembre 2013, al retorno de aquel memorable viaje. por alguna razón no lo terminé. well… más vale tarde que jamás)

andandolatierra

Al final de este viaje…

Quedan las emociones, las experiencias. Lo que me llevaré conmigo cuando me toque partir.

Tres años sin pisar suelo borincano fue demasiado. En el trayecto se acumularon los amigos, las historias, las nostalgias. Nunca puedo ir a Puerto Rico por menos de una semana.

En esta apenas fueron seis días, que resultaron insuficientes para los objetivos trazados en primera instancia: abrazar a una gran cantidad de amigas y amigos que “la isla” me ha regalado en este trayecto de vida.

Con cada vez que cruzo, however, (sigo diciendo que paso más tiempo en Migración que en el aire) las vivencias son cada vez más inolvidables. De este cuarto periplo (tercero en que llego por San Juan), aquí les comparto algunas.

– Mis anfitriones. Así como uno es la suma de la gente que conoce, también es la suma de aquello llamado “seis grados de separación”. Marie (y ahora su esposo Jean) son parte de esa cadena. Nos conocimos en 2009 durante mi primer viaje a la isla a través de Nina Valedón, quien estuvo en mi casa durante una cena para estudiantes de la Facultad de Generales de la UPR que ofreció mi papá en 2007, creo. Nos unió la profesión y ahora mismo nos une un fuerte vínculo amistoso. ¡Yo estoy loco por reciprocar tantas atenciones cuando crucen el charco!

– El reencuentro con mis tíos Frank e Ivelisse, luego de más de quince años sin verlos. Subir a las montañas de Cidra y ver desde lo alto el sistema montañoso tan parecido a mi Cordillera Central. Quise jugar al geógrafo y descubrir las “tetas de Cayey”, pero no llegué tan lejos. Ellos bajaron a Caguas a verme hablar en el #PRBloggerCon y para mí fue un reto adicional, pero ya es sabido que a mí me encantan los retos.

– Performancear en la IUPI. Así le llaman popularmente al recinto Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. Para alguien que ha defendido tanto esta universidad desde su realidad dominicana, fue imposible decirle que no a esta oportunidad luego de una propuesta hecha por el hermano Manuel Toucet Medina. Presentar “(sobre)vivir” en la Plaza Antonia (llamada así en homenaje a una mártir del estudiantado borinqueño) fue mi forma de rendir tributo a esa lucha del 2010 contra la privatización de la educación superior pública y que aún hoy día se mantiene.

– Los que se unen. Mi primera jornada fue lluviosa, muy lluviosa. Muchas actividades se cancelaron esa tarde debido a las precipitaciones que se esperaban más graves por la tormenta Gabrielle que causó algunas turbulencias en el vuelo de ida. Una de ellas, sin embargo, se mantuvo hasta su realización en la galería Guatíbiri de Río Piedras. Era el performance “Cuerpos Expuestos” de Renia Fermaint Rosa. Allá fui, invitado por Ángel L. Matos (a quien la lluvia no dejó salir) y la experiencia fue satisfactoria. Así inicié contacto con otra exponente del arte acción en Puerto Rico, lo cual implicó un cotejo en la “to do list” de cosas a hacer mientras estuviese allá.

rodandoporguaynabo

Rodando por Guaynabo en una AMA.

– Virtualidades presentes. Gente a la que tenía cantidad de ganas por conocer en persona y que gracias a Dios eso pudo darse en este viaje. Fueron tres los encuentros pero citaré dos en esta vuelta: Bianca (también conocida por su alterego la Payasa Agapita) y Aleida, mi querida Antagónica de [preurbano], que se dejó caer por El Refugio en Río Piedras.

– Un abrazo par de años después. Este fue el tercer encuentro. Sucedió durante el BloggerCon en Caguas. Lizy fue mi primer contacto virtual en Puerto Rico. Podernos saludar y hablar fue de las cosas que “me hizo el viaje”. Aún está pendiente el junte de tres amigos que se conocieron en “una aventura loca” de Yahoo!chat hace un tró de años, pero mientras tanto Lizy y yo ya nos conocimos en persona. Falta Rode. Pasará pronto. Eso ya está declarado y decretado.

Faltó mucha gente por ver y abrazar. Pero sé que faltan retornos a esa isla que aprendí a querer a través de la literatura y de la red. Espero volver pronto.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s