A 49 años de Abril 1965 #YoSoyMemoria

catarsis24abril

Hoy se conmemoran 49 años del alzamiento armado cívico-militar que desencadenó en la oprobiosa 2da intervención norteamericana de 1965. Eran tiempos convulsos en el panorama mundial: Los Estados Unidos luchando por evitar que “La amenaza comunista” se propagase por el planeta y los dominicanos peleando por el retorno a la democracia que le fue arrebatada en septiembre de 1963. No tenemos que entrar en detalles ahora mismo porque para eso hay libros y documentales y muchos testimonios. Hoy, a 49 años, quiero reivindicar la labor del Frente Cultural, aquella pléyade de artistas que acudió al llamado de la patria y la soberanía mancillada. Es famoso el libro “Pueblo, Sangre y Canto”, publicado en medio de la “Guerra de Abril”, y de ese libro (que puede ser leido en PDF aquí) les comparto este poema de René del Risco Bermúdez que me ha impactado tanto.

Catarsis catarsis. Tras el salto, el poema.

 

Oda gris por el soldado invasor.

Venido de la noche,

quizás de lo más negro de la noche,

un hombre con pupilas de piedra calcinada

anda por las orillas de la noche…

De oscuro plomo el pie y hasta los besos

Viene del vientre lóbrego de un águila

que parirá gusanos y esqueletos

para llenar su mar, su territorio…

Y aquí está, saltando por las sombras,

por detrás de alambradas y del miedo,

recorriendo caminos enlodados

con palabras de sangre para todos…

Este hombre venido por el luto

con pólvora y martirio para todos…

No es uno solamente para el llanto,

son miles para el fuego y las tinieblas,

son miles repartiendo los sollozos,

marchando a la ceniza y los lamentos…

No es uno solamente, pero todos,

venidos de la sombra más enferma…

Este hombre destruye con sus botas

la rosa y la sonrisa de los niños,

se traga nuestra luz con su saliva,

destroza las raíces y los frutos

y esparce las espinas para hacernos

sangrar hasta los pies de dulce carne…

Hay un hombre venido de la noche

con fusil y puñales y tormentos,

con ojos de lagarto y llamaradas,

con humo y explosiones y con miedo…

Hay un hombre vestido de soldado

venido ciertamente de la sombra…

Y este hombre vestido para el crimen

no sabe que la sangre se endurece,

no piensa que el amor y las banderas

resisten más allá de las batallas,

no entiende que su pólvora y su plomo

servirán para el canto de otros hombres…

No comprende este hombre sin mirada

que la mano, matando, se le quema,

que, sobre la tragedia, la alborada

borrará su agria carne, su estatura

de animal entrenado para el fuego

y el musgo nacerá sobre su muerte…

 

René Del Risco y Bermúdez

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s