Luis Negron: “Los caribeños que escribimos hoy en día estamos al tanto de lo que se publica en las otras Antillas”

catarsisnegron En la XV Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2012 fue que conocí a Luis Negrón. Me lo presentó Deidamia Galán, quien lo conoció en la Librería Mágica de Río Piedras unos meses antes. Venía a presentar su primer libro, “Mundo Cruel”, un compilado de cuentos que enriquecía aquello que en Puerto Rico llaman “literatura queer” y que puede ser definido como literatura relacionada con temas de la diversidad sexual. En aquel momento, lejos estábamos de imaginarnos la acogida que iba a tener su ópera prima. Pero así son las vueltas que da la vida. Sobre eso y sobre lo difícil que es dirigir una librería en estos tiempos de Internet hablamos en esta conversación, que forma parte del “Atlas Ferial” publicado por primera vez para la FILSD.

Recientemente Luis ganó en New York el Lambda Literary Award a la mejor obra literaria gay del 2013 por Mundo Cruel, siendo el primer puertorriqueño en lograrlo, y de este lado no podemos estar más felices por ello. Aquí el intercambio:

 “Mundo cruel” ha sido reeditado en Costa Rica, República Dominicana y traducido al inglés, además de ser adaptado al teatro. Te la voy a poner fácil porque es la primera pregunta: ¿Sospechabas que se le podía sacar tanto jugo al libro? La verdad que no? La realidad es que la literatura que viaja es muy poca y yo no tenía ni idea de que iba a tomar ese rumbo. Pero una vez pasa es bienvenido. Mundo cruel es un libro muy local, muy puertorriqueño en el que exploro la oralidad y eso, pensaba yo, limitaba un tanto los posibles lectores. Pero ha conseguido su espacio y grupos diversos han conectado con las historias que narro. Con los proyectos que vienen para el libro, parece que su vida continua.

En 2007 participaste como co antologador en “Los Otros Cuerpos” (Ed. Tiempo Nuevo) ¿Se puede hablar de un crecimiento de la literatura vinculada a temas de diversidad sexual en Puerto Rico desde ese entonces o podemos plantear que ahora existe mayor visibilidad? La literatura que explora las sexualidades diversas, para usar tu término, existe antes de Los otros cuerpos, incluso, esta antología nace con la idea de agrupar esos textos ya presentes en nuestra literatura. Pero algo interesante surgió. Conocimos una cantidad significativa de escritoras y escritores nuevos que escribían sobre el tema. Muchos de estos, como fue mi caso, publicábamos por primera vez. La literatura “queer”, como la nombramos en Puerto Rico, hoy día forma parte de los catálogos de las editoriales más importantes del país. Y sus lectores no se limitan a personas lgbtt, hemos superado el guetto.

En Puerto Rico la escena literaria cuenta con una amplia representación de las diversidades sexuales, destacándose por ejemplo el colectivo Homoerótica. ¿Cómo comparas esto con el resto del continente? Uno de los logros más significativos del Colectivo Literario Homoerótica fue que nos puso en contacto con otros escritores y escritoras del continente y de las Antyllas que escriben sobre el tema. Ese contacto nos sirvió no tan solo para leernos, sino que puso en evidencia el hecho de que hasta en países más pequeños hay una escena literaria “queer” que apuesta a la visibilidad no importa la resistencia que enfrentan. En todas nuestras sociedades el activismo toma fuerza y eso se ve reflejado en nuestras literaturas.

Una queja general respecto al Caribe es el de las distancias, aún entre quienes compartimos la misma lengua materna. Sin embargo, a partir de lo que has leído de las tres antillas hispanófilas, ¿Crees que se puede hablar de una estética particular en la narrativa caribeña de estos días? Pienso que estamos aun muy cerca para hablar de una estática pan caribeña, tal vez eso le toque a los estudiosos del futuro. Pero sí hay una caractrística muy presente en los caribeños que escribimos hoy día y es que estamos al tanto de lo que se publica en las otras Antillas. Esto gracias a fenomenos como la internet y a que editoriales de estos países publican a autores de las otras islas. Lo que nos hace sentir más cercanos y pertenecientes a una región en particular.

Además de escritor te ha tocado la epopeya de dirigir una librería. No existen recetas infalibles pero, ¿cuál podría ser la clave para mantenerlas abiertas en estos tiempos de ecos apocalípticos respecto a la lectura? Las librerías siempre han operado en crisis, desde el inicio de su historia. Pero sí es cierto que hoy nos ocupan batallas nuevas. La clave es trasformarse, hoy dí las librerías son casi centros culturales, con eventos que ocupan actividades que van desde el libro mismo hasta proyecciones de cine, talleres y performance. Todo para mantener al público llegando. Pero pienso que donde dan mejor la batalla las librerías ante retos como la venta de libros en línea, por dar un ejemplo que no es poca cosa, está en el servivio que se ofrece y en loas libreras y libreros que en estas laboran. Este oficio aun no se ha podido digitalizar y ahí, pienso yo, radica nuestra supervivencia.

A tu juicio, ¿qué es lo más difícil de ser escritor hoy día? Hoy día el mercado parece exigirle a las escritoras y a los escritores mas y mas publicaciones. La norma parece ser que publiques algo por año y a mí eso me resulta imposible. No tengo esa facultad de producir tanto, sí escribo casi todo el tiempo, pero no creo que lo que tengo está listo para ser publicado. Eso puede generar una cierta ansiedad que se puede convertir en un problema. Mundo cruel me tomó años en escribir, pero no me queda de otra que continuar con mi proceso,

En agosto 2012, entrevistado para el blog “Nuevas referencias”, adelantaste que estás trabajando en una nueva novela llamada “Montecristi” y en otro libro, “Las memorias del hambre”. ¿En qué van? O mejor dicho… ¿cuáles próximos proyectos literarios tienes en carpeta? Ambos proyectos están adelantados, pero no están listos. Quiero publicar uno de esos pronto y trabajo duro para lograrlo. Veré lo que dicen mis editores. Confío mucho en ellos.

Esta no es la primera vez que vienes a la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo. ¿que detalles recuerdas gratamente de tus anteriores visitas? La República es un país que conocí bien leyendo a gente como Pedro Antonio Valdés, Frank Báez, Junot Díaz, Rey Andújar, Pumarol, Juan Dicent, Josefina Báez y Rita Indiana Hernández. Santo Domingo para mí, en un pricipio fue una ciudad literaria. Mis lecturas son entonces una guía de viajero que me han llevado a descubrir un país vibrante y con una capacidad inmensa de soñar, de hacer y de creer. Esta será mi tercera visita al país del cual simpre regreso entusiasmado y agradecido. La FIL es conmovedora. Ver gente que ahorra por gran parte del año para poder comprar el título más reciente de su escritor favorito o dispuesta a apostar por lo novedoso refuerzan la tan maltrecha esperanza en la humanidad. Eso es un gran logro.

2 comentarios en “Luis Negron: “Los caribeños que escribimos hoy en día estamos al tanto de lo que se publica en las otras Antillas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s