De gestores culturales y la nómina del ministerio

catarsisgestores

 

Hay noticias que van y vienen de manera cíclica. Alguna que otras veces, son vientos enfueguecidos que prenden en una ramita y van quemando hasta formar grandes incendios forestales.

La relacionada a la aparición del cantautor dominicano Pavel Nuñez en una nómina del ministerio de Cultura (MINC) es una de ellas.

Ya dije que no es la primera vez que se habla de esto. En los primeros meses del año, cuando los amigos de “Revolución Cultural” hicieron pública la nómina, salieron estos y otros datos. Pero ahora, cuando el pasado  22 de julio el portal Z101Digital publica estos datos, “todo el mundo se vuelve loco”.

Yo no quise opinar porque mi posición puede parecer “llena de odio” o “defendiendo lo indefendible” y siento que Pavel está lo suficientemente grandecito para defenderse solo. Lo cual ocurrió. Y ahí supe que ya no podría quedarme callado.

Pero vamos a analizar la situación a partir de las palabras del propio Pavel, recogidas por el portal Ahora Noticias.

“Nadie que preste un servicio a una organización pública o privada lo hace gratis, yo tengo mis funciones dentro del Ministerio donde me desempeño como gestor cultura”, fueron algunas de las palabras dada por Núñez durante una intervención en el programa “El Mismo Golpe con Jochy”.

 El intérprete de “Bethania” y “Paso a Paso”, dijo que desde que asumió como funcionario ha tenido que representar a dicho ministerio en diversos eventos, cantar en las numerosas actividades que se programan y hasta organizar espacios que promuevan los valores del dominicano.

 

Lo triste no es que Pavel Nuñez cobre 100 mil pesos en el ministerio de Cultura por ser “gestor cultural”. Lo condenable no es que un artista trabaje en el ministerio de Cultura. No es por ahí que van mis reflexiones.

Lo que no voy a aceptar bajo ninguna circunstancia es que, mientras eso pase, se justifique que “no hayan fondos” para los reajustes salariales de los integrantes del Coro Nacional y los docentes de las Escuelas de Arte Dramático, Artes Visuales y Elemental de Música.

Es triste que Nuñez entienda que “haber tenido que representar al ministerio en diversos eventos” no lo hace más merecedor que quienes también lo hacen pero no devengan la misma suma que él.

Vayamos por partes.

He dicho en varios comentarios en redes sociales que lo de Pavel no es botella. Pavel Nuñez es coordinador general de la Orquesta Nacional Penitenciaria, una idea muy linda del MINC y la Procuraduría General de la República para la que se le buscó sin realizar llamado a concurso para ocupar la posición.

Otras propuestas que surgieron de sectores externos y fueron absorbidas por el MINC -también aplaudibles- fueron el Teatro Orquestal Dominicano (TODO) y la Orquesta Nacional Papa Molina (ONPM).

No pienso detenerme en que todos los mencionados son proyectos de índole musical. No esta vez. Son entidades que eran necesarias y ya existen. Punto.

Sin embargo, fueron presentadas por personas cercanas al actual titular del ministerio. Esa cercanía les da un privilegio que no debiera ser en una entidad estatal como el ministerio de Cultura.

¿Les cuento otra idea igual de interesante? ASOARTCA, la Asociación de Artistas en la Calle, de Camilo Rijo Fulcar. Esa misma, la de las escuelas de música en la calle El Conde que el pobre Camilo ha tenido que empujar a fuerza de voluntad y navegando contra corriente, con la ayuda de amigos y de algunos bares y restaurantes de la calle que lo ven con buenos ojos hasta que sienten que la idea “les espanta la clientela” (por eso ahora mismo la tuvo que poner en receso, mientras registra la asociación como ONG).

¿Apoya el MINC esta idea? . Dentro de las limitaciones de la Dirección General de Participación Popular, que no tiene tanto presupuesto como para apoyar todas las actividades que debiera. ¿Cuál es la diferencia entre este proyecto y la Orquesta Penitenciaria? Que Camilo no es amigo del actual ministro.

Otro argumento para justificar va en el sentido que Pavel participa en todos los eventos y espectáculos que organiza el MINC a lo largo y ancho del país, lo cual no deja de ser cierto, pero… ¿y qué decimos de los miembros del Coro Nacional?

Ellos no solo participan en esos mismos eventos, sino que también tienen una agenda de conciertos en ciudades, pueblos y provincias. Y cuando han reclamado dignidad, el ministerio lo que hace es convocar audiciones para nuevos integrantes, casi como si fuese una amenaza de cancelar a todos los integrantes.

¿Lo de gestor? Es tal vez lo que me gatilló toda esta reflexión: Mi amiga Isabel Polanco pega el tiro en la diana cuando dice: “conozco gestores que lo que ganan son 15 mil mensuales y su trabajo sí se ve”. Aquí les cuento varios botones para muestra:

A los profesores de la Escuela Nacional de Arte Dramático, luego de meses de lucha, se les está por reajustar el salario, que actualmente es de 8 mil 400 pesos a unos quince mil. Esto, sin embargo, ocurriría luego de un largo proceso de evaluaciones que luego incluirían incentivos basados en su formación y desempeño.

Me pregunto: ¿Cuáles cualificaciones mostró Pavel Nuñez para cobrar 100 mil pesos como gestor? ¿A cuáles concursos aplicó para que su proyecto de la Orquesta Penitenciaria fuese implementado por el ministerio de Cultura? ¿Abrió el MINC un concurso público, abierto y contradictorio para seleccionar el gerente del proyecto, como corresponde hacerlo a toda entidad estatal?

Guillermo Liriano y Claudia Lizardo tienen casi una década haciendo trabajo cultural en zonas de alto riesgo y sectores rurales con FESTEVIVAS. Su trabajo habla por sí solo. Talleres, cursos, actividades en las calles de Santo Domingo, Jarabacoa, Constanza, Samaná, Baní, Bonao… incluso la Feria del Libro Dominicano en Nueva York.

Hasta el mes de enero, Guillermo cobraba como gestor cultural del Ministerio de Cultura la suma de 15 mil pesos mensual (puedo decirlo porque ya Guillermo lo hizo público). Al Guille le cancelaron en esas funciones para evitar “doble contabilidad” porque su proyecto FESTEVIVAS había ganado en la primera convocatoria de Proyectos Culturales en 2013 y el cheque salía a nombre suyo.

Eso no ha sido óbice para que Guillermo y Laura continúen haciendo el trabajo que les apasiona y al cual tienen el honor de dedicarse… ¡sí, porque la cultura es un trabajo, no un hobby!

Y para finalizar, una anécdota personal.

Creo en muchos de los proyectos de esta gestión del MINC y de su actual titular. Participé (y gané) en uno de ellos, tal vez el que mayor difusión mediatica ha recibido, la Convocatoria Nacional de Proyectos Culturales (Segunda convocatoria, proyecto en curso actualmente, Festival Internacional de Performance Kilómetro Cero).

Reconozco sus aciertos y he señalado a quienes debo hacerlo sus faltas, una de ellas la falta de continuidad en el apoyo a proyectos que sí la requieren. No puede haber emprendimiento cultural sin apoyo oficial. De eso tienen que estar claros en el MINC y no parecen estarlo.

En 2013 fui contratado por el Ministerio de Cultura, a través de la Dirección General de la Feria del Libro, como co-coordinador del Espacio Joven. Lo usual en eventos particulares como la Feria Internacional del Libro es que el pago se haga al final. Repito: es UN solo pago. Mi labor de coordinador se tomó unos tres meses: de febrero a abril.

Coordinar significa armar toda la programación del espacio durante los quince o veinte días de la Feria con el presupuesto disponible. Mucho del trabajo del coordinador es “hacer magia” y “ser creativo” consiguiendo que los oferentes de las actividades culturales bajen sus honorarios porque “eres tú quien lo está pidiendo” o “porque es la Feria del Libro y me interesa”.

No lo digo a modo de queja. Es parte del trabajo y por eso buscan a gestores para estas funciones cuyas relaciones primarias ayuden a hacer algo de calidad con los fondos disponibles. Y por haber pensado en mi estoy muy agradecido de Pedro Antonio Valdéz y Valentín Amaro, Director ejecutivo y general -respectivamente- de DGFIL.

Luego de estos tres meses de trabajo, el pago -previamente establecido- fue de menos de la mitad de lo que -según sale en la nómina- se le paga mensualmente a Pavel. ¿Tengo derecho pues en pedir que haya igualdad para todos los gestores culturales según el trabajo y el esfuerzo y la visibilidad de ambas cosas?

Los gestores culturales somos personas a las que nos apasiona hacer que las cosas sucedan. Amamos lo que hacemos y no nos gusta sentir que nos están engañando ni tomando de tontos con P. Así que, por favor, un poquito más de respeto antes de justificar el cobro de un sueldo mayor al que los que hacen esa función día tras día.

El sueldo que se le está pagando de los fondos públicos a Pavel Nuñez no es una botella. Pero su sueldo va por encima del que se le está pagando a otras personas que están teniendo un desempeño mayor y más visible… y eso JAMÁS puede ser justificable ni justificado. Y mucho menos colocándole el mote de “gestión cultural”. Que le digan eso a quienes han tenido que pasar horas defendiendo sus proyectos para que el ministerio convenga en apoyarles y acompañarles.

 

Catarsis, catarsis.

 

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo”.

Un comentario en “De gestores culturales y la nómina del ministerio

  1. Hola Alexéi

    Yo tenía ciertas esperanzas con José Antonio. Cuando le nombraron dije: se acabó la poesía de los 80 y pasemos a algo popular, de pueblo. Gran decepción.

    Como bien dices, ha sido una gestión con aciertos y desaciertos. El Flaco le ha extendido la mano a su amigos, algo que no parece una novedad en el ejercicio de la función pública, sólo que esta vez sus cercanos cobran unos sueldos muy dispares con el resto de empleados de Cultura. Esto provoca muchos problemas internos.

    José A. Rodríguez es poco tolerante a la crítica. Finge escuchar. Finge ser abierto. Finge siempre. Es una gestión fingida. Así ha sido mi experiencia personal. Y de otros que conozco.

    Pensé que el sucesor Lantigua podría hacerlo mejor porque el listón quedó bajito. Pero no. Ha sido uno de los grandes desaciertos de Danilo.

    Algunos datos:

    El padre de Pavel es Director de Comercio y Mercadeo del Ministerio de Cultura. Otro hijo suyo es proveedor del MINC.

    Si haces una relación de los artistas -músicos- que participan en las actividades del Ministerio los nombres se repiten SIEMPRE.

    Alguno de estos artistas, indiscutiblemente, pertenecen al club de nuestros mejores músicos pero, no debería ser el Ministerio de Cultura más plural?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s