Animando por la albiceleste

Cuando el año pasado Santiago Almada me pidió una reseña sobre mí para publicar uno de mis poemas en Clave Digital, empecé con un detalle muy particular. «Soy, le dije, fanático de dos cosas en este mundo: las Aguilas Cibaeñas y la gloriosa Albiceleste«. Estos cuatro años de Catarsis han sido testigos fieles de mis desvelos y desvaríos por la selección argentina de fútbol.

Desde el 1986 (bueno, realmente desde el 90, siendo sinceros), he germinado y dejado crecer esta pasión por el equipo de rayas blancas y azul celeste, con cada torneo en el que he tenido chance de seguirlos (y sí, me dí el gustazo de gritar el épico cántico de «vamos, vamos, Argentina…» en la final de los Panam 2003 en el Estadio Olímpico -que entonces no se llamaba «Félix Sánchez»). Han sido años de pequeños goces, de desiluciones malditas (como aquella descalificación temprana del mundial 2002), pero de mucha emoción. Sigue leyendo

Desde chiquitico…

Ayer, en el tour de Aguiluchos.com al «Valle de la Muerte» (a.k.a. Estadio Cibao) contemplé esta imagen en el autobus en que viajaba. Es el hijo de Johnny, uno de los muchachos del staff. Me dió un acceso de ternura y me vino a la mente aquella canción de Diómedes y el grupo Mio que dice «Dígaselo a Dios, dígaselo a Cristo, yo soy aguilucho, desde chiquitico».

No tomé muchas fotos, pero sí grabé algunos videos, que ahora mismo estoy subiendo a Youtube. Luego los colocaré por esta vía… mis primeros experimentos en Video-blogging. Catarsis, catarsis.

¡CAMPEONES!

 Estoy eufórico. Y no es para menos.

Ayer, mis Aguerridas volvieron a demostrar que siempre es bueno creer.
Que un jonrón en el Valle de la Muerte, sepultador de esperanzas añiles, puede borrar la historia de otros años aciagos.
Que la deuda del 2002 está más que paga (aunque yo no pude ir al Olímpico a exorcizar la pena)

Al final del juego, poco me faltó para arrodillarme y seguir gritando. Arrodillarme para darle gracias a un equipo con garras y espuelas, por esa satisfacción de lograr un «back to back» que no se lograba desde el 2001… ¡precisamente con Fermín como manager! Gracias y felicidades al linaje cibaeño.

Y, por primera vez…

¡No somos segundones de nadie!

¡Rrrrrrrrecojan, que ganaron las Águilas!

Bi-campeones Nacionales 2006-2008

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

Conociendo el nido aguilucho

Ayer fue un día muy especial para los usuarios de Aguiluchos.com. Recibiendo un reconocimiento de la directiva del equipo Cibaeño por haber ganado los dos premios de la Arroba de Oro (la categoría deportes y el máximo galardón), se armó un tour para participar del primer lanzamiento de Darío y Winster, literalmente los «dueños» del portal, allá en el nido supremo de nuestro amado equipo: el Estadio Cibao.

Y, dado el caso de que a pesar de mi furibundo aguiluchismo no había tenido la oportunidad de ver el «Play» (término empleado para referirse a los estadios de baseball en mi país) donde el equipo de mis amores ha tenido la oportunidad de darme un viaje de triunfos (y una que otra cuerda, de vez en cuando, pa que no vengan los liceistas a quererme amargar la inspiración), opiné que este era el momento perfecto para perder mi virginidad cibaeña.

Sigue leyendo