Reflexiones sobre la «protesta» de hoy en la 27 de febrero

catarsisprotesta

No creo que haya habido otro tema de conversación en Santo Domingo y zonas aledañas que el del «suceso» de esta mañana. Un grupo de choferes de la ruta 27 de febrero interrumpieron el tránsito en una de las principales avenidas de la ciudad (que la atraviesa de oeste a este y viceversa) a la altura del paso a desnivel de la Máximo Gómez.

¿La razón? Alegan que la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) les impide utilizar los elevados de «la 27» alegando que la ruta expreso que ellos crearon no está permitida y que, por consiguiente, no pueden subirse a los viaductos.

No hay que ir muy lejos para ver las reacciones que ha tenido esta acción sorpresiva de los llamados «padres de familia» (excusa muy frecuentemente utilizada en ErreDé para violar cualquier disposición porque «yo soy un padre de familia y tengo que buscarle la comida a mis hijos). Facebook y Twitter han estado llenos de todo tipo de deseos hacia los choferes, y ninguno de ellos en su beneficio.

No voy a ser abogado del diablo pero las cosas hay que verlas en su contexto. De primera vista hay que señalar que esta acción (que no es la primera vez que la hacen en la misma esquina) está por demás equivocada: afecta al mismo pueblo que ellos dicen defender y les crea una opinión pública COMPLETAMENTE desfavorable que ahora mismo está pidiendo sus cabezas, o al menos el cumplimiento de la ley…

Las acciones de este tipo siempre deben verse como el último recurso y recurrir a ellas cuando el diálogo se agotó. No recuerdo haber escuchado a los dirigentes choferiles hacer protestas frente al edificio de AMET o de la Oficina Técnica de Transporte Terrestre (organismo rector de las rutas del transporte) ¿o sí?

Para colmo, las consecuencias de estos actos no las pagará nadie más que el pueblo llano. AMET no detendrá a los organizadores, ni pondrá sanciones ejemplares, tal vez buscando que esto ocurra por tercera vez. La OTTT tampoco hará nada y uno se quedará con esa rabia que produce la impotencia.

Por otro lado, es menester pensar en la situación que causó esta «protesta»: la cantidad de gente que necesita trasladarse rápidamente por la 27 de febrero para llegar a sus lugares de trabajo. No hay planes por ahora de un metro en la Kennedy. ¿Por qué no crear líneas expreso que sean realmente efectivas? Obviamente OMSA no ha podido funcionar y las guaguas viven haciendo una competencia por quién se detiene más recogiendo pasajeros. ¿Qué daño hacen al transporte las rutas expreso?

Dejo las preguntas en el aire.

Mientras tanto, sepan los «dirigentes choferiles» que con protestas así no van a llegar a ninguna parte.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo». 

Tuvo que ocurrir una tragedia

foto: 7dias.com.do

foto: 7dias.com.do

Imaginen que tienen entre sus manos una bomba con una mecha bien larga, pero encendida. Tarde o temprano la susodicha va a explotar y alguien saldrá herido o muerto. En el caso que nos ocupa, la bomba explotó antes que nuestras autoridades siquiera imaginaran tomar cartas en el asunto y ya tuvo una víctima fatal.

La metáfora aplica para el tema de los «limpia vidrios» y -en general- a la situación que ocurre a diario en las principales esquinas en la zona metropolitana de República Dominicana (Distrito Nacional y Provincia Santo Domingo). Tuvo que ocurrir lo evitable para que todos tengamos que voltear la cara hacia ese problema. Tuvo que explotar la bomba. Tuvo alguien que matar a alguien para que el status quo «se diera cuenta» de algo que tenían en sus propias narices. Sigue leyendo

Feedback

Lo bueno de compartir las labores de redactor en el Listín con este blog, es que puedo darle continuidad a alguno de los temas que trabajo. En este caso, este email me llegó a propósito del reportaje «Víctimas del ruido en sus propios hogares» que publiqué a finales de mes.  Lo que más me impactó fue -qué pequeño el mundo- saber que quien me escribió es la «suegra-en-proyecto» de mi amiga y colega Lyn. Le pedí permiso para reproducirla y me lo dieron. Aquí está.

Debajo del «Siga leyendo», la carta.

Sigue leyendo

Reflexión para iniciar la jornada

Vista aérea de la Lincoln con JFK, gracias a Google Earth

Vista aérea de la Lincoln con JFK, gracias a Google Earth

Si la avenida John F. Kennedy cuenta con 4 pasos a desnivel (Lincoln, Lope de Vega-Tiradentes, Ortega y Gasset y la Máximo Gómez) que se supone que son expresos… ¿por qué tiene que armarse un entaponamiento en esta parte en las horas pico?

«En alguna parte tiene que haber un AMET».
Yo, hace unas horas, víctima de las circunstancias.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

¿Quién tiene la solución?

Los AMET no logran solucionar el problema de los tapones.

Los semáforos «inteligentes» tampoco logran solucionar el problema de los tapones.

¿Y entonces? ¿Qué hacemos para arreglarlo?

Yo me declaro incompetente… de verdad que si. Se aceptan propuestas. Me gustaría conocer a un ingeniero vial que me trace un plan maestro para la «Primada de América».