Versos a cuatro manos y a distancia

Gemirse de soledades.
Jadeos individuales en cadencia,
zigzag de ecos entre las comisuras
construyendo una sinfonía muda
sobre el silencio de los labios que esperan
con la incertidumbre de las razones del hambre.
La sed duele en la sangre que se desangra en el dolor,
lágrimas rojas de la piel, exquisita angustia.
Nos alimentamos en el orgasmo de la noche
lenguas, labios, mordidas y piel,
en el ritual de los caracoles y las sirenas,
danza macabra de salitre.
Hasta renacerse de trapecios y horizontes
anegados de fuego en los contenes.
Transgredimos los “se supone” y sus cadenas
eslabones ridículos que purgan el vivir
mientras los cuerpos se retoman inmensos de vida
y las manos (re)descubren otredades y misterios
Los secretos del corazón son los grafitis del poema
versos manchados que gimen entre rastros de aerosol
psicodélicos poemas de sombras y fluidos  dan la bien/venida
y ven cómo todo viene, reviene y se viene
ante los fragmentos de un coro a dos voces.

anamariafuster / alexéi tellerías
julio 1, 2011.

Versos en feedback a mi hermanita mayor

Una vez más, a Ana María Fuster,
en la hermandad de las palabras y las pasiones.

«Me voy,
recojo mis sustantivos orgánicos
manos, pechos, fluidos, fantasías,
soy la bien/venida entre tinieblas
y como luciérnaga azul
me despido vestida de orgasmos»
Ana María Fuster Lavín, Despedida 4

La gruta del silencio
sangra tempestades.
Luciernagas oscuras
teñidas de tristezas.
La mezcla de cuerpos y fuegos
provocan una hoguera
de orgasmos en cadena.
Hasta el sol envidia
tal fulgor.
Duele despedirse,
entre tanto zombie hueco.
Duele correr desnudo,
invisible,
ante manos ciegas.
Duele este hundimiento de ansiedades,
este no saber volar a conveniencia,
duelen los mares de paginas en blanco,
las miradas y los diarios
que agonizan una utopia sintetica.
Duele este salir y entrar truncado
por la falta de fe
Llueven los enigmas,
atomizando esta emocion secundaria
labio a labio.
Duele la transfusión de eter
invadiendo arterias ocultas
como el azar,
las hendiduras en vez de ojos
desflojándose y fluyendo
en ahogo de gemidos en fuga.
Mientras,
las yemas ensangrentadas
inician un recorrido
sobre lienzo virgen
redactando
una despedida.

Mi tributo a Ana Lydia Vega

Viernes cualquiera de mayo 1998. Un joven -y recién ingresado- estudiante de ingeniería de Sistemas del INTEC se dejaba caer por la sala de estudios de la biblioteca, buscando el Círculo Literario de la universidad. Se introduce y la coordinadora le comenta: «En este trimestre estamos trabajando literatura puertorriqueña… conoces algún escritor de Puerto Rico?»

Segundos de silencio. Es obvio que el interpelado está hurgando entre su lista de autores conocidos a ver si ubica alguno que coincida con la isla del Encanto, pero sus divagaciones son cortadas casi con precisión de cuchillo cuando le dicen: «ok, ninguno… igual que todos los demás. siéntate».

Sigue leyendo

Al filo de la madrugada


A Ana María Fuster.

«Encuentro una mirada tras las sombras…»
unos ojos que brillan entre lo sombrío
iluminando los contornos.
Son dos iris de fuego que incendian el entorno
manos que transmiten poesía bajo los poros.
Encuentro la coincidencia
de sabernos queridos
y de colgar sueños y sonrisas
frente al Atlántico,
mientras distorsionamos una luna acuarelada
bajo el balcón del séptimo cielo
para sangrar las soledades
y extirparnos de un solo shot las lágrimas.
Celebro
una partida de billar frente a los arrecifes
con Metallica gritando a nuestras espaldas.
Hundo mis pensamientos
en agua bendita
buscando consagrar la sorpresa
de una voz a media noche
interrumpiendo las inercias sonámbulas,
las sorpresas y extroversiones
(per)versas,
como gotas gemelas de lluvia púrpura.
junto a las palabras
que esperaron años por trasmutarse.
Festejo también los silencios
de medallas y rosas
holandesas y eslavas.
Brindo por una tarde en la placi de Santurce
y el sentirnos libres
al volar bajito
sobre el gris urbano.
Celebro la dicha de saberte hermana
y las exfoliaciones espirituosas
que orgasman emociones
tras el cristal
de la enésima copa de vino al aire.
Sea válida la ocasión
de transmitir
tanta felicidad
entre mis dedos.

Alexéi Tellerías, 2009.
Feliz cumple, manita mayor. Te quiero tanto que no me cabe esta felicidad en el corazón.

Catarsis, catarsis.

Servicio informativo solidario

Coloco esta pequeña publicidad en Catarsis -sin que me la hayan solicitado- porque sí, porque AnaMa es mi hermanita mayor y porque la valoro y respeto como escritora y como editora… no podría ser para menos, si «Cuaderno de Catarsis» llevará una recomendación suya en la contraportada!

El guardián de las sombras les espera

Encuentro una mirada tras las sombras,
desnudando una tarde que pinta palabras trituradas
Ana María Fuster, Nocturno para una sombra (Fragmento).

El guardián de las sombras abre las puertas de la Noche Lunática una vez más. Ante ella son bienvenidas y bienvenidos  todos aquellos quienes se sientan en ánimo de rendir tributo a varias pasiones y sentimientos que nos mueven el mundo y la poesía. Desde allí, y a través del arte, el patio del Teatro Guloya se transforma en un rincón infinito en 4 puntos cardinales desde el cual nos manifestamos en presencia de la noche, la luna, las sombras y la oscuridad.

Las puertas de esta Noche (en la cual la luna nos estará alumbrando en todo su esplendor) estarán abiertas el Jueves 9 de julio cuando el reloj marque las 10 de la noche y el Guardián salga a reclamar su diezmo de oscuridad, para encontrar esa mirada tras las sombras que pinta palabras trituradas por la tarde. La participación es libre -el costo también-, sólo asegúrese de ir vestido o vestida de negro. Aún así, no se cohiba de no asistir si se le olvidó el atuendo para la ocasión. Más detalles del evento en Facebook.

Catarsis, catarsis. Lentamente emerjo desde el subsuelo, al cual fui a visitar para saber cómo se duerme desde la muerte.

Frases que pesan

Ana María Fuster y yo, en la Placita de Santurce, durante el "Tumba la casa tour" (Febrero 2009)

Me voy en vuelo libre lunático lunero con mi hijo. Soy madre, mujer, luchadora, poeta, loca, editora, correcta, bruja, cuentera de mil cuentos y un mundo para Miguel y para mi (sin olvidar a nuestro perro Tommy y a Don Lorenzo, el güimo). Hay días, casi todos, que el país duele, el mundo duele, la cotidianidad más. Sin embargo puedo ser feliz, tengo el amor en mi vida con mi hijo y la palabra cual fusil para volar y gritar.
Ana María Fuster en «cumpliendo con las fechas: Una poeta hormonal en víspera del día de las madres«

Lo volví a leer ayer -fíjense la fecha de publicación- y no pude evitar sentirme identificado y repetir el mismo acceso de sentimiento. Que nunca nos falten las palabras para nacer y vivir, que siempre nos sirvan como escudo ante las injusticias y que no se nos olvide que resistir es parte de nuestra vida diaria.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Catarsiando, v.2009. Ya vamos por el quinto

Grabando el episodio. Foto cortesía de Omar, de LaSaeta.com

Grabando el episodio. Foto cortesía de Omar, de LaSaeta.com

Aquí estamos de vuelta con la Catarsis auditiva! Luego de más de 4 meses sin sentarme en los «estudios» de Catarsis Diaria para grabar el podcast, me puse para eso y lo grabamos. En esta edición, episodio 5 pero el primero de un 2009 que ya va por su tercer mes, hablamos sobre los últimos recitales poéticos en los que he tenido el chance de participar, además del XI encuentro «Arte y Revolución» de Justicia Global y un par de informaciones sobre en qué he estado. El rincón poético viene ampliado con textos de Rosa Silverio, Ana María Fuster, Zuleika Pagán y Magdalena Camargo. En lo musical, me fui con los criollos: Poolpo, Diego Mena, Bocatabú, Cerobit y Nelson Poket… con una «ñapita» de Pedro Guerra que yo sé que a Pati Minalla le va a gustar. Disfrútenlo!

Catarsis, catarsis.