Treinta y nueve años, Orlando…

orlandosangre

 

Habías ido al aeropuerto a esperar a Silvano Lora, artista del pincel y del compromiso, quien volvía a su tierra del exilio. Te tocó observar cómo lo devolvían porque tenía «impedimento de entrada» (te imagino la rabia que debiste sentir al ver cómo a un dominicano le impedían estar en su propia tierra en aquellos doce años). Tu pluma no quiso quedarse callada.  Sigue leyendo

Apagando nueve velitas

catarsisnueve

 

El destino quiso que las fechas coincidieran: No fue intencional. Justo en el día que conmemoramos los periodistas dominicanos el vil asesinato de Orlando Martínez por las fauces balagueristas, nació Catarsis Diaria. El propagador de mi verdad y de las verdades que están cerca de las que yo defiendo. No quiero dejar pasar estos nueve años sin darles las gracias a todos los que de una forma han sido parte de esta historia. Mal que bien, esta catarsis continua.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo». 

Ocho años | Orlando entre nosotros

Y, una vez más, se repite aquella coincidencia del aniversario de esta Catarsis y el día del vil asesinato de Orlando Martínez, paradigma del periodismo comprometido dominicano. Aunque ya la Catarsis no es (tan) Diaria, quiero agradecer a quienes siguen dejándose ver por aqui cada cierto tiempo. Yo estoy preparándome mentalmente para devolver. Es un compromiso que hago hoy. Hago también una súplica: que jamás pierda la capacidad de asombrarme. No puedo dejar de asombrarme aunque ciertas cosas sean «la norma». El día en que la pierda, creo que dejaré de ser periodista.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo». 

7 años

Las cosas son muy distintas al 17 de marzo del 2005, cuando yo era un pasante en el Listín Diario con la mente preñada de ideas. Aún sigo soñando, pero con los pies más en la tierra. Ya no estoy en el Listín, ni tampoco este blog es una bitácora de mis experiencias periodísticas (el cambio es lo más constante en nosotros seres humanos) y Catarsis ha estado ahí siempre. Hoy apagamos siete velitas y seguimos asumiendo este compromiso con la/mi verdad. Ese mismo con el que firmo mis notas. Sin poses. Sin escándalos. Sin mentir. Mi blog cumple siete años, justo en el aniversario de la muerte de Orlando Martinez (y confieso que no fue a propósito que lo inicié ese día, simplemente coincidieron las fechas). Ha sido mucho lo que se ha escrito, reflexionado, gritado y pensado en esta bitácora… y no puedo esperar a los próximos años. Gracias a todos ustedes por acompañarme en este viaje. Les prometo que seguimos.

¡Catarsis, catarsis!

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

2 años, Terror.

Hoy te recordamos un poquito más que todos los días. Esta noche, el Parque Duarte te revivirá. En lo personal, yo te recuerdo con esta canción. Un día te pedí permiso para cantarla, y me lo diste. Sin darle mucha mente. Esa es una promesa, y la voy a cumplir.

52 años de aquel junio

A pelear dominicano
el tirano tiembla ya.
Libertad, libertad
a vencer o a morir
rebeldes a pelear, a pelear

Todo el pueblo dominicano
lucha ahora por su libertad.
Crearemos una patria nueva
para todos justicia social

Por ti obrero-campesino
por tu tierra trabajo y honor.
Fuego y plomo, candela al tirano
a las armas, a la revolución.

Himno del Ejército de Liberación Dominicana.

52 años de aquel junio que fue semilla. Y hoy nos unimos para recordar ese capítulo de lucha y resistencia que germinó en la Agrupación Política 14 de Junio.  En esta jornada de solidaridad y lucha internacionalista, mantengamos viva esa llama de rebeldía. Que así sea. Que viva la Raza Inmortal.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo».

A por el 2011

Ante nosotros el primer año de una nueva década (ya, definitivamente… todos estamos de acuerdo en que ya la primera década del nuevo milenio ya pasó). Y muchos sueños, proyectos y metas. Desde Catarsis Diaria nos preparamos a celebrar nuestro sexto aniversario y el primer TAblazo de su autor. Este es el año del «logro». Así lo he bautizado. Vamos a por este año a comernos el mundo y a materializar las utopías. Porque sí. Porque se puede. Porque los ánimos hay que mantenerlos arriba. Vamos con todo! Feliz 2011!

Catarsis, catarsis.

Porque no se puede olvidar

…que un día como hoy, hacen 40 años del asesinato de Amín Abel. En la flor de su juventud nos cortaron una flor, pero no lograron acallar la rebeldía de la primavera. Camarada, tu cuerpo humano no pudo soportar el acero, pero el acero tampoco pudo aguantar el peso de tus ideas. Hoy, quienes seguimos tus pasos, prometemos seguir resistiendo hasta vencer.

SD-DXIV

Foto: Pedro Genaro

Foto: Pedro Genaro

El título les puede sonar un poco extraño o incluso «fuera de este mundo». Nada más fuera de ahí. Un día como hoy, hace 514 años, Santo Domingo nos fue fundada. Mi ciudad está de aniversario, y yo quiero celebrarla. He aprendido a valorarla, a quererla, a disfrutarla en cada centímetro. Desde Capotillo hasta Bella Vista, desde La Zurza hasta Ciudad Nueva. Desde Arroyo Hondo hasta Las Cañitas. Hoy mi ciudad está de fiesta… o al menos, debiera de estarlo.

Cinco años en Catarsis

Haciendo una paráfrasis del tema de New Page, «No ha sido ni un mes ni dos…» han sido cinco años «lloviendo tinta y sangre a raudales». Desde aquel primer día en que, sentado en el mismo lugar desde donde hoy digito estas líneas, me decidí a retomar mis andanzas en la escritura digital, desde un enfoque más propio y personal.

Estos cinco años marcan también igual período en el periodismo escrito. Mirar en retrospectiva y extrañarse (en primer lugar) por el tiempo transcurrido con aquella frase de «¡caramba, como pasa el tiempo!» se hizo mandatorio. Luego abrí las páginas del pasado y me reí con cada estación de mi vida plasmada en esta Catarsis. Y reflexioné mucho. Pensé en ustedes, los que me leen desde siempre y desde hace poco, quienes se fueron y quienes retornan. Gente que ha compartido esta casita con sus comentarios y que se ha hecho parte de mi accionar. Gente a la que siento muy cercana a mí con cada palabra.

Hay mucho que contar. Desde el momento en que hice mía aquella frase de «Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo», hasta las distintas etapas de esta bitácora. Los talleres impartidos, las actividades participadas, las Ferias del Libro, los viajes al exterior y el compartir experiencias en general. Catarsis siempre ha estado ahí, y espero que esté por un tiempo más.

Así que aquí estamos. Un año más. El primer lustro. La media década. Cinco años.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».