La historia nos juzgará

llego de mis diligencias universitarias y nocturnas para descubrir que el congreso aprobó en segunda lectura el artículo 30… y una vez más, se comprueba que aquella supuesta separación iglesia-estado es una fábula. ya veremos a quién le da la razón el tiempo (y la historia)

hago mías las palabras de María Isabel: no es momento de flaquear ni de sentirse derrotados. nuestra lucha hacia la transformación de este sistema patriarcal que considera a las mujeres como objetos sobre los cuales puede decidirse tiene que seguir, ahora con más ímpetus. mano a mano. mujeres y hombres.

(las minusculas son intencionales)

catarsis, catarsis.

Lo que no se hizo con el Artículo 30

Sigo con el tema, y quiero compartir con ustedes un reportaje que escribimos para el periódico fruto de una interesantísima entrevista que le hicimos a la ginecóloga y activista por los derechos femeninos Lilliam Fondeur y la abogada colombiana Mónica Roa, quien encabezó las iniciativas que lograron que en Colombia se permita el derecho a decidir en los tres casos de excepción.

Resalta el hecho de que el concepto de “desde la concepción” es una interpretación “poco exacta” del lenguaje  de la Convención Americana de Derechos Humanos, firmada en 1969, en la que se planteaba la protección al derecho a la vida “en general”, desde el momento de la concepción.

Sin embargo, si bien el “en general” significa reconocer que existen casos particulares en los que había que admitir excepciones, la propuesta de reforma no implementa este término en el mencionado artículo, lo cual en la práctica “quiere decir que un óvulo fecundado tiene el mismo derecho a la vida que tienes tú o que tengo yo”, sostiene Roa.

Sigue leyendo

Del Artículo 30


Todo este movimiento de la XII FIL 2009 no me ha dejado expresarme sobre la aprobación del artículo 30 de la nueva Constitución… tanto se ha hablado y tanto se ha dicho que yo he preferido guardar silencio y tomar acción. Hoy, la «Coordinadora Nacional de Resistencia al Retroceso» tiene organizados dos «plantones» frente a las casas nacionales del PRD y el PLD, y llamo desde aquí a apoyarlos.

Resulta increible que aspectos trascendentales en los derechos humanos femeninos (porque, estemos claros, de esto es que estamos hablando) se tomen tan a la ligera por quienes están llamados a representarnos (no dejo de pensar en la nota que leí en Cristal y Colores sobre el hecho de que muchos de nuestros «asambleistas» ni siquiera han leido lo que están aprobando porque ellos «votan en bloque» y «en sus partidos hay comisiones que analizan y evalúan» lo planteado en el principal documento que regula la vida de nuestro país… y yo tengo que preguntarme: será que para ser diputado o senador los partidos colocan como requisito el extirparse quirúrgicamente el cerebro?

(Y conste, que no son todos… pero sí una gran mayoría)
Sigue leyendo