Apagando nueve velitas

catarsisnueve

 

El destino quiso que las fechas coincidieran: No fue intencional. Justo en el día que conmemoramos los periodistas dominicanos el vil asesinato de Orlando Martínez por las fauces balagueristas, nació Catarsis Diaria. El propagador de mi verdad y de las verdades que están cerca de las que yo defiendo. No quiero dejar pasar estos nueve años sin darles las gracias a todos los que de una forma han sido parte de esta historia. Mal que bien, esta catarsis continua.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo». 

Ocho años | Orlando entre nosotros

Y, una vez más, se repite aquella coincidencia del aniversario de esta Catarsis y el día del vil asesinato de Orlando Martínez, paradigma del periodismo comprometido dominicano. Aunque ya la Catarsis no es (tan) Diaria, quiero agradecer a quienes siguen dejándose ver por aqui cada cierto tiempo. Yo estoy preparándome mentalmente para devolver. Es un compromiso que hago hoy. Hago también una súplica: que jamás pierda la capacidad de asombrarme. No puedo dejar de asombrarme aunque ciertas cosas sean «la norma». El día en que la pierda, creo que dejaré de ser periodista.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo». 

7 años

Las cosas son muy distintas al 17 de marzo del 2005, cuando yo era un pasante en el Listín Diario con la mente preñada de ideas. Aún sigo soñando, pero con los pies más en la tierra. Ya no estoy en el Listín, ni tampoco este blog es una bitácora de mis experiencias periodísticas (el cambio es lo más constante en nosotros seres humanos) y Catarsis ha estado ahí siempre. Hoy apagamos siete velitas y seguimos asumiendo este compromiso con la/mi verdad. Ese mismo con el que firmo mis notas. Sin poses. Sin escándalos. Sin mentir. Mi blog cumple siete años, justo en el aniversario de la muerte de Orlando Martinez (y confieso que no fue a propósito que lo inicié ese día, simplemente coincidieron las fechas). Ha sido mucho lo que se ha escrito, reflexionado, gritado y pensado en esta bitácora… y no puedo esperar a los próximos años. Gracias a todos ustedes por acompañarme en este viaje. Les prometo que seguimos.

¡Catarsis, catarsis!

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Seis años de Catarsis

Y, no quiero dejar pasar la oportunidad para encenderle una velita nueva a mi blog. Justo ahora en «vacaciones». Casi se me olvida! Gracias a todas y todos los que han hecho de este su espacio para coincidir (o no) y opinar. Se les agradece. De verdad.

Un descansito

No crean que he cerrado esta Catarsis. La vida de su autor ha dado un giro en 270° en los últimos días… ya estaremos pronto de vuelta con la naturalidad de siempre (sobre todo ahora que vamos a cumplir seis años). Se les recuerda y se les agradece la fidelidad. Catarsis, catarsis.

A por el 2011

Ante nosotros el primer año de una nueva década (ya, definitivamente… todos estamos de acuerdo en que ya la primera década del nuevo milenio ya pasó). Y muchos sueños, proyectos y metas. Desde Catarsis Diaria nos preparamos a celebrar nuestro sexto aniversario y el primer TAblazo de su autor. Este es el año del «logro». Así lo he bautizado. Vamos a por este año a comernos el mundo y a materializar las utopías. Porque sí. Porque se puede. Porque los ánimos hay que mantenerlos arriba. Vamos con todo! Feliz 2011!

Catarsis, catarsis.

Versos para iniciar la semana

Fragmento de «Monólogos frente al epitafio», de mi poemario inédito «Cuaderno de Catarsis».  Escrito por mí en un muro que colocaron los muchachos de The One Movement en una actividad en Segafredo.

Sí, a veces hay que dejar testimonio de existencia, para que uno mismo no se olvide. Feliz inicio de semana.

Catarsis, catarsis.

 

Cinco años en Catarsis

Haciendo una paráfrasis del tema de New Page, «No ha sido ni un mes ni dos…» han sido cinco años «lloviendo tinta y sangre a raudales». Desde aquel primer día en que, sentado en el mismo lugar desde donde hoy digito estas líneas, me decidí a retomar mis andanzas en la escritura digital, desde un enfoque más propio y personal.

Estos cinco años marcan también igual período en el periodismo escrito. Mirar en retrospectiva y extrañarse (en primer lugar) por el tiempo transcurrido con aquella frase de «¡caramba, como pasa el tiempo!» se hizo mandatorio. Luego abrí las páginas del pasado y me reí con cada estación de mi vida plasmada en esta Catarsis. Y reflexioné mucho. Pensé en ustedes, los que me leen desde siempre y desde hace poco, quienes se fueron y quienes retornan. Gente que ha compartido esta casita con sus comentarios y que se ha hecho parte de mi accionar. Gente a la que siento muy cercana a mí con cada palabra.

Hay mucho que contar. Desde el momento en que hice mía aquella frase de «Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo», hasta las distintas etapas de esta bitácora. Los talleres impartidos, las actividades participadas, las Ferias del Libro, los viajes al exterior y el compartir experiencias en general. Catarsis siempre ha estado ahí, y espero que esté por un tiempo más.

Así que aquí estamos. Un año más. El primer lustro. La media década. Cinco años.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Catarsis Diaria en los Casandra

Por primera vez de manera oficial, estaremos dándole cobertura a la premiación más importante de este país (bueno, la única, podría decirse). Los premios Casandra!

Desde la sala de prensa, ubicada en la Sala Ravelo del Teatro Nacional «Eduardo Brito» estaremos actualizando vía nuestra cuenta en twitter (que puede verse en el lateral derecho de este blog) todos los asuntillos de esta vigésimo sexta entrega del premio que organiza la Asociación de Cronistas de Arte y Cervecería Nacional Dominicana.

Así que ya lo saben. Esperamos iniciar nuestra «twitt-transmisión» a partir de las 7 de la noche.