Organizarnos… ¿con cual fin?

A veces hay que detenerse y hacer como dice esa canción que a la Vero y a mí nos encanta tanto: defender nuestra ideología, «buena o mala, pero mía». Y es que, entre las mil y una ocupaciones que nos llenan la agenda diaria, se inmiscuyen opiniones, comentarios y enunciados que se nos meten en la cabeza y no nos dejan trabajar en paz.Entonces, como lo mío es una Catarsis Diaria, es menester darle rienda «a esa pasión que me abrasa» (sigo citando versos, creo que ahora le tocó a Osvaldo Bazil).

Sigue leyendo