Hacia el trayecto del Sol

“Dame mambo y carretera”
Habana Abierta


Nueva vez tocó la oportunidad de enredarme en un extenso diálogo con el pavimento. Paralelo a la costa que me vió nacer, mis antojos carreteriles se extendieron hacia el Este franco, en contraposición al trayecto que Mir definió en sus versos inmortales. Allá mismo donde los primeros rayos del sol azotan nuestros 48 mil kilómetros cuadrados de realidad y donde los Aristy reinan en pareja, bajo la atenta mirada de la Altagracia.

Pero allí no culminaba mi peregrinar, que soportó estoico los múltiples avatares del trayecto (gomas pinchadas y cambio de bus incluido) sino hacia un rincón de ensueño y calor, mucho calor.

Sigue leyendo