Sobre #DesayunoDeTachuelas con Yalo para @ListinDiario

ddt-cd.jpg

Quienes me siguen en redes sociales (y quienes me conocen y siguen por otras vías) saben que desde abril de este año, durante la XXI Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2018, presenté mi cuarto libro y tercer poemario (segundo individual) “Desayuno de Tachuelas (y otras masacres literarias)” de la mano del sello independiente español Amargord Ediciones.

Por ahí se vienen cocinando algunas cosas interesantes con el libro, pero mientras el hacha va y viene les quiero compartir el intercambio de preguntas y respuestas con mi ex compañera de labores en Listín Diario Yaniris López (la siempre querida Yalo) respecto a este atrevimiento literario en el que me embarqué. Pocas veces me he reído tanto con un cuestionario, ¡gracias mana!

Eso sí, me tomé la libertad de re-leer mis respuestas y agregar algunas cosas que no dije en la entrevista original. Antes de ser publicado, le agregué algunos elementos que, por dicha (dicen los ticos) fue a tiempo para que saliera en la versión final. ¡Disfrútenlo!

(Y no, no crean que ella estuvo “pitchándomela suave”. A las pruebas más abajo me remito) (Para ver la entrevista en su versión original, vayan por aquí)

Sigue leyendo

Sobre tribus urbanas y demás hierbas aromáticas

IMG-20130917-WA0000

Gracias a la hermana, amiga y colega Li Misol por haber pensado en mí para su reportaje «Grupos urbanos: entre la música y la moda», que salió publicado en La Vida del Listín Diario el pasado martes 17 de septiembre 2013. Igual que hice en otro reportaje pasado, voy a reproducir in extenso mis respuestas. Después de todo, el espacio en prensa es implacable y hay algunos aspectos que se quedaron fuera… así que aquí va:

«¿Mercado editorial en RD? ¿Es en serio?»

negocioaltoriesgo

Pues este sábado 29, salieron unas declaraciones mías junto con otros «jovenes escritores dominicanos» (Rey Andújar, Luis Reynaldo Pérez, Argénida Romero y Michelle Ricardo) a propósito de una saga que la periodista Indhira Suero está haciendo sobre «reinventar las editoriales».

Supongo que habremos hablado cantidad los cinco, y le habremos dado batalla a la pobre Indhira para editar. Considerando esto, quiero aportar desde esta Catarsis todo el contenido de mis respuestas. ¿Por qué? Bueno… primero, porque quiero. Segundo porque pienso que ellas pueden aportar también al debate sobre las editoriales y su labor en erre dé. El título del artículo es, pues, mi primera reacción a la primera pregunta del cuestionario. Sigue leyendo

Periodismo no es (ni debe significar) patente de corso

Palacio-Nacional-interior1

(A Mabel Lemoniel, con mi solidaridad)

Amo mi profesión. Tal vez por eso es que he decidido reintegrarme “full time” a la Universidad para sacar mi título. Confieso que me metí a la carrera más que nada pensando en una forma de ganarme la vida con las palabras dado mi amor por la literatura, pero al final mi pasión por la información y la memoria ha equilibrado. En fin…

La cuestión es que todo lo vinculado al periodismo y a la libertad de expresión también es parte de mi lucha. No en vano las actividades de cada 17 de marzo, aniversario del vil y cobarde asesinato de Orlando Martínez, hicieron mella en mi corazón de niño, allá por 1987. Sigue leyendo

7 años

Las cosas son muy distintas al 17 de marzo del 2005, cuando yo era un pasante en el Listín Diario con la mente preñada de ideas. Aún sigo soñando, pero con los pies más en la tierra. Ya no estoy en el Listín, ni tampoco este blog es una bitácora de mis experiencias periodísticas (el cambio es lo más constante en nosotros seres humanos) y Catarsis ha estado ahí siempre. Hoy apagamos siete velitas y seguimos asumiendo este compromiso con la/mi verdad. Ese mismo con el que firmo mis notas. Sin poses. Sin escándalos. Sin mentir. Mi blog cumple siete años, justo en el aniversario de la muerte de Orlando Martinez (y confieso que no fue a propósito que lo inicié ese día, simplemente coincidieron las fechas). Ha sido mucho lo que se ha escrito, reflexionado, gritado y pensado en esta bitácora… y no puedo esperar a los próximos años. Gracias a todos ustedes por acompañarme en este viaje. Les prometo que seguimos.

¡Catarsis, catarsis!

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Un mail privado y una respuesta pública

Pues bien. No suelo ventilar aspectos de mi dia a día listiniano en Catarsis, pero la ocasión amerita una excepción. Resulta que el pasado martes publiqué este reportaje sobre la fundación Pedro Martínez y su trabajo en Manoguayabo. Pues hoy me llegó este mail, que copio textualmente, sin cambiarle una sola coma.

Por que usted no le hace eco  a los nuestro  como GREGORIO LUPERON. Para hacer mencion de espiritud de bondad  del  pelotero/ el chez no aporto nada a mi pais / que no sea confundir a la juventud. Como los estan las de centro America y sur America/ y por no mencional a cuba. Donde no hay nada que ver con 4 millones de gente en el exterior. UN  Jose Nunez de Caceres.. un Francisco del  Rosario .UN FRCO. Eulises  S,., nosotro somo cuna de civilizacion  tienes el 1er Santiago del mundo occidental/ quiza  con esa terminacion de su nombre podria pensar que usted no es  Dominicano / pero le invite  a que los nuestro primero y el de afuera  mucho despues , porque mi pais con sus dificultade y miseria aun es el major del mundo  y sus gente tambien/NO Chez NO fidel .No Chavez. SIO A UN GREGORIO LUPERON? O JUAN PABLO DUARTE que son los que nos duelen y mucho./ no seamos  mas GUACANAGARIX/// lo mio primero y tambien despues.

Tengo toda una argumentación para responderle, pero prefiero dejar que se mate solito con sus faltas de ortografía (empezando por llamar «CHEZ» al Ché) y sus argumentos cerrados. Lo único que puedo yo decir por aquí es un «que viva el internacionalismo», en el que Guevara creía y por el cual murió. Lo demás… díganlo ustedes.

Catarsis, catarsis.

«esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo»

Recuerdos del VIII Festival de Poesía en la Montaña

Un momento de mi performance "Nocturnidades", presentado en la primera noche del VIII FPM.

(Publicado el pasado sábado 3 de septiembre en Ventana, del Listín Diario)

Una vez más, la poesía tuvo su encuentro en la montaña. Ese lugar mágico al que, como dijo una vez León Féliz Batista, “se sube”, entre versos, canciones, debates y conversaciones.

Así es el Festival de Poesía en la Montaña, que en este año llegó a su octava edición, bajo los auspicios de la incansable Taty Hernández y un grupo de gente que cree en la gestión cultural, entre los cuales me permito resaltar a Yolanda, Manuel Llibre, Tanya y Tanyiya (madre e hija) y a Rannel Báez, cuya presentación va en un ascenso natural, sin necesidad de arnés, hacia el cénit de la poesía nacional e internacional que desfila por el Centro Salesiano de Pinar Quemado, un par de kilómetros fuera de la ciudad donde Dios duerme.

Cuando, durante el cierre el domingo 29, Taty mencionó que los antologadores de la poesía dominicana tendrán en el Festival una oportunidad de beber directamente de sus aguas, no estaba exagerando.Y es que, si bien el Festival se ha convertido en uno de los espacios más abiertos para generaciones de poetas y un marco de tolerancia y respetuo mutuo, en esta octava edición aumentó mucho más.

Sigue leyendo

Una generación más allá de los «atisbos»

(Publicado en Ventana, del Listín Diario, el pasado sábado 21. Ilustración de Rafael Hutchinson)

Recientemente, la amiga y colega apalabrada Elsa Báez me hizo llegar un artículo en el medio digital “El Libre Pensador” en que, a modo de prólogo de “Iniciación Final”, poemario de José Alejandro Peña, el escritor Aquiles Julián pasea por las distintas etapas generacionales de la poesía criolla.

Haciendo alusión a una “tradición de excelencia”, Julián hace un recuento desde el Vedrinismo hasta nuestros días. Y es a “nuestros días” lo que quiero aludir.

El análisis dedica varios párrafos a citar nombres de creadores reconocidos junto a un breve análisis de qué hizo particular a cada momento.

Sin embargo, al llegar a la “generación 2000”, las únicas referencias existentes son, por decirlo, aéreas. Simples menciones y juicios que no corresponden a la realidad de nuestro conglomerado.

Empieza el citado párrafo señalando que “ya podemos ver los atisbos” de una generación del 2000. ¿Atisbos? Detengámonos en el término. En el diccionario, encontramos que es “indicio o señal débil, que casi no se ve”. Un esbozo, vamos.

Aquiles Julián habla de “atisbos” cuando dentro de esta generación ya existe una bibliografía básica, con libros publicados que no menciona, quedándose sólo en una alusión a “libros digitales” y blogs.

Sigue leyendo

Viviendo en binario

No habia tenido ocasión formal de anunciarlo por esta Catarsis, así que valga la ocasión para hacerlo. Desde hace un buen tiempo, había abrazado la idea de llevar una columna dentro de la sección de Tecnología del Lístín Diario, donde coordino la página especializada en el tema cuya vigencia bisemanal me mantiene revisando toda la información referente al tema. El asunto radicaba en que, aún con la aprobación de mi editora Marta Quéliz, no se me ocurría sobre qué podría escribir. Y es que -no nos llevemos a engaños- por mucho que el tema me apasione, mi formación es periodística… Así, luego de haberlo pensado, concebí la idea de una columna desde mi posición de usuario. Uno que tiene conocimientos sobre nuevas tecnologías, gadgets y su uso cotidiano, pero que no sabe -ni quiere saber- de física cuántica. Una especie de comentarista de las novedades del mundillo tecnológico e internet. Así surgió «Viviendo en Binario«, columna que cada viernes acompañará la página de Tecnología de la sección La Vida. Aquí les enlazo a la más reciente, «Twitter y Listín», una especie de #FF a mis colegas del periódico que usan Twitter.

En fin, que ahora tienen otra forma de seguirme. Gracias a todas y todos los que han comentado favorablemente este nuevo paso que estoy dando dentro de la profesión. A ustedes me debo.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».