¡Hasta siempre, Sonia Silvestre!

soniacatarsis

No recuerdo exactamente cuando fue la primera vez que la escuché. Está en mis principales recuerdos de infancia. Con su cabellera rebelde y su potente voz en el Show del Mediodía o en Sábado de Corporán.

Eran los tiempos de «Corazón de Vellonera» y «Mi guachimán», composiciones con las que Luis Días inventó el «tecnoamargue». Y Sonia fue la voz que le dio voz (valga la cacofonía) a todo aquello.

Mi memoria registra como la primera vez que la vi en vivo el concierto «Un mañana para todos», en 1993, cuando Sebastian del Caribe lanzó el Club UNITE. Entre todas las canciones que cantó el pool de artistas (Maridalia, María Cordero, Jazmín Objío, Frank Ceara, José Antonio Rodríguez, Víctor Víctor y Manuel Jiménez) yo recuerdo a Sonia con una excelente versión de «Sueño de una noche de verano» de Silvio.

Todavía hoy cuando escucho «Si capturo al culpable de tanto desastre/lo va a lamentar/lo va a lamentar», lo hago con su voz.

Meses después, en ese mismo año, Sonia participó en la producción de «El Libro de la Selva» que hicieron Patricia Ascuasiati y Gracielina Olivero en el Teatro Nacional. No recuerdo bien cual personaje hizo pero sí recuerdo claramente la canción principal, que era la de advertir a todos los animales de la selva que Shere Khan, el tigre, venía en busca de Mougly, el cachorro humano.

Para ese entonces mi madre estaba casada con el papá de Patricia y, por cosas de la vida, la fiesta final luego de la última función se hizo en mi casa. Y allá fue Sonia, junto con todo el elenco (entre los cuales estaba Tony Almont y Domingo Villalona junto con Roy Tabaré, entre otros).

Recuerdo que me sentí super mega honradísimo de saberla en mi casa.

Crecí y seguí viendo a Sonia en varios lugares, en varios espacios y conciertos. En algún momento pensé en acercarme para bromear con el hecho de que el colectivo literario «El Arañazo» pudo haber sido influenciado inconscientemente por su interpretación de «Si pienso en nuestras canciones» (que todo el mundo llama «El arañazo») pero la oportunidad no se dio.

No estábamos preparados para su partida física. Nunca lo estamos, pero en el caso de Sonia, cuando figuras de su tamaño deciden ausentarse de nuestro plano, el asunto duele con mayor fuerza e intensidad.

En algunos minutos su cuerpo estará reposando en el Cementerio Nacional de la Máximo Gómez. Yo, desde este cielo tan irónicamente soleado, celebro su vida y su legado. Así la mantendré viva en mi corazón, al igual que quienes siempre la valoramos y reconocimos.

Que descanse en paz.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

2 años, Terror.

Hoy te recordamos un poquito más que todos los días. Esta noche, el Parque Duarte te revivirá. En lo personal, yo te recuerdo con esta canción. Un día te pedí permiso para cantarla, y me lo diste. Sin darle mucha mente. Esa es una promesa, y la voy a cumplir.

Catarsiando 13 – Poesía

Continuamos con las Catarsis sonoras! Vamos a ver si nos sale el inventico de hacerlas semanalmente. En oposición a la dedicatoria policial del episodio anterior, en esta nueva edición de Catarsiando, poesia y música se conjugan y conviven. Música de Voces en el Plasma, Habana Abierta, Luis Terror Días, Daniel Vigletti, Schwenke & Nilo y Rubén Blades llena los espacios junto a textos de Pedro Mir, Frank Ulloa (en homenaje a Carlos Goico, en el primer año de su desaparición física) y Rey Pérez, además de uno propio, inspirado en los días de lluvia. Desde Santo Domingo, esta es la Voz de la Resistencia!

Recuerden que estamos en Facebook y en Twitter. Escúchalo aquí

Catarsiando, episodio 12

Y lo prometido es deuda! Después de muchos meses de vacaciones, volvemos con Catarsiando, en un nuevo hogar (PodOmatic) y esperando darle mayor continuidad (no vamos a celebrar aniversario, descuiden jajajajajajajaja) En este episodio 12, se lo hemos dedicado a la Policía Nacional, con canciones dedicadas a ellos. El soundtrack lo componen Séptimo Invitado, Lapiz Consciente con Calle 13, La Ruta, Roy Brown, Luis Días y Rubén Blades. La poesía la pone Mario Benedetti y los comentarios míos se mezclan con un artículo de Grisbel Medina sobre el caso de Abraham (que ya fue reproducido en esta Catarsis). Desde Santo Domingo, una vez más, esta es La Voz de la Resistencia! (pueden escucharla aquí)

Para morir sólo hay que estar vivo

…pero cuánta brega y dolor nos da aceptar tal realidad!

La partida del «Terror» me tomó por sorpresa, mientras me encontraba en labores de la profesión. Ahora, mientras todas las redes sociales se tiñen de llanto musical en recordación a uno de los principales innovadores de la música popular dominicana, yo quiero celebrar su vida y su música, que nunca nos dejarán. Empecé a pensar en cual canción de las suyas es la que más me gusta… y no me pude decidir, así que les dejo con «Candela», una de las primeras que escuché cuando me convertí en «hardcore fan» suyo. Le digo adiós físicamente, pero me quedo con los recuerdos… incluyendo la primera vez que lo vi, prendiéndole fuego a una bandera colorá frente al lugar de la muerte de Orlando Martínez, en las conmemoraciones por su vil asesinato en el 2000.

Terror, será hasta otra.

Catarsis, catarsis.

El «Terror» en Halloween

En esta tarde de brujas, les dejo con el «Terror». Su majestad, Luis Días. Esta canción (que realmente se llama «La parte alta«) me encanta (de hecho, fue en ese mismo concierto -circa 2002- donde la escuché por primera vez). Cuando yo estaba por montar el natimuerto proyecto Vox Thánatos (una deuda para algún día, conste) yo logré obtener del Terror en persona el permiso para hacerle un arreglo y montarla. Quien sabe si él todavía se acuerda del permiso o si yo me anime a hacerlo algún día. Anyway, no soy el más experto en música, tampoco tengo pretensiones de serlo, pero los colores que me transmite la melodía siempre han sido capaces de sumergirme dentro una dimensión de sentires, que para qué les cuento. Disfrútenlo ustedes.