Abril es poesía

Pocos meses son tan poéticos como abril. Este en particular me parece un bálsamo, un contraveneno respecto a su edición anterior. Algo medio personal, pero que se joda. Muchas cosas están sucediendo y las que vienen! Mientras tanto, un video… acabo de encontrar este medley de Chrono Trigger que me ha dejado muerto 😀 Que lo disfruten.

 

Análisis de la música fariana


No es la primera vez que hablo de las FARC en este blog (1) (2) . Mucho menos de la música fariana (de hecho, a ese tema es que se han referido mis crónicas, sobre todo para no querer entrar en polémicas). El asunto es que cuando en el país estalló el «lío» en la búsqueda del arreglista dominicano que grabó el merengue «el baile del guerrillero», me reí tanto poque a muchos les pareció extraño que existiese un merengue de las FARC, y yo solo dije «leanse mi blog»… pero en fin.

En aquel entonces, pedí al editor de Entretenimiento, Ramón Almánzar, que me permitiera analizar la música fariana a partir de mis conocimientos y mis reflexiones sobre la música como mecanismo de comunicación persuasiva (un tema que me encanta tratar desde que lo ví ligeramente en Psicología de la Comunicación). Salió junto con las investigaciones y entrevistas que hizo la compañera Bethania Ortega como un trabajo a cuatro manos.

Les dejo con el fragmento que me tocó a mí, no tanto desde el análisis del merengue, sino de la música fariana. Tras el salto, el análisis.

Sigue leyendo

Noche Lunática – XV

Claudio Rivera dijo una vez, en una de las tantas actividades: «Empezar es fácil, lo dificil es mantenerse». Hoy, al llegar a la décimo-quinta versiòn de la Noche Lunática, tengo que mirar sobre el día que Claudio me llamó para contarme una idea que tenia y que «había pensado en ti para ponerla en ejecución». Ahora que esto es algo tan mio como del propio teatro, no me queda más que agradecer a quienes también han hecho suya esta iniciativa por todo el apoyo en este año y pico que llevamos. Le vamos a dar con duro hasta que el cuerpo aguante. Nos vemos esta noche en Guloya (Portes 205, Zona Colonial) a partir de las 9:30 PM

Catarsis, catarsis.

Fuerza, Gustavo

"Todo se movió y es mejor quedarse quieto
pronto saldrá el sol
y algún daño repondremos
terco como soy
me quedo aquí"

Escribo con tu voz tan particular, tan tuya, retumbándome el tímpano. Así las he querido escribir, para pensarte mientras los dedos golpean rítmicamente el teclado. Y las noticias de último minuto no dan cabida a la esperanza. Desde que, en mayo, la información de tu accidente cerebro vascular detuvo el corazón de quienes aprendimos a quererte a través de tus canciones (desde los días de Soda), la situación contigo no ha ido bien. «Estable, dentro de la gravedad». Cuántas veces no hemos escuchado ese parte médico? Ya sabíamos que había un daño fuerte, y que no volverías igual… pero te queríamos vivo. Vivo, para que tu sola presencia nos diera ánimos. Tu traslado a la Argentina que te vió nacer nos entusiasmó, lo confieso, pero el saber menos información sobre tus avances (y sí más sobre tus retrocesos) me obliga (y junto a mí a algunos más) a hacerme la seria reflexión sobre si está bien que te sigas sufriendo o que ya, por fin, descanses de todo este sufrimiento que te ha alejado de nosotros.

En esas, hoy me entero que es tu cumpleaños. 51, para ser exactos. Y justo hoy estoy terminando de producir el episodio de Catarsiando que había decidido dedicarte… qué bueno que las emociones -y la fecha- han coincidido.  Estaré pensando en vos todo el día, escuchando tu música, reflexionando, enviandote la energía positiva que siempre he tenido desde que me enteré del suceso. Fuerza, Gustavo. Volvé cuando quieras, pero volvé.

Catarsis, catarsis.

Desde las artes, a la luna

Mañana, como cada primer viernes de Luna llena, estaremos en Guloya en nuestro encuentro mensual de poetas, músicos, artistas y locos lunáticos y luneros. Cualquier cosa puede pasar desde que el Guardián de las Sombras se aparezca. Recuerden, lo único prohibido aquí es cohibirse.

Les recuerdo que Guloya está en la Arzobispo Portes 205, Zona Colonial. Si le caen antes, no se pierdan «El 28».

Al aire, Catarsiando

Pues bien. Este año lo inicié con muchos proyectos en mente. Aquí va uno de ellos. Siempre me atrajo la idea de producir auditivamente. La radio tiene ese «que se yo» que me llama tanto la atención y me fascina. Aprovechando mi participación en otros proyectos similares, empecé a concebir esta idea, que hoy sale a la luz de manera oficial y que -espero- continue por un buen tiempo.

Les presento a Catarsiando. En esta edición Cero, «Prueba», comparto con ustedes algunas canciones que son queridas a mi corazón, mezclándolas con poesía de Rosa Silverio y mis comentarios sobre las «Cuatro palabras» (que ustedes ya conocen) en camino hacia el VI Festival. De antemano me disculpo por lo crudo del audio, estamos trabajando en mejorarlo. Si el applet de flash les está dando problemas, pueden escucharlo haciendo click aquí.


Subscribe Free
Add to my Page

Paréntesis musical

Pues continuando con esta semana bizarra (digamos que es un paréntesis dentro del estilo «particular» de Catarsis Diaria), culmino con una canción que -más o menos- refleja mis emociones en estos días. Me la dedico a mí. Por egoista que suene. Catarsis, catarsis.

KC es un showman

Les debo las fotos, pero no podia dejar de comentarlo. El jueves pasado nos tiramos Li, Pachico, Forteza, Frank, Dei y Angel (quien estaba tirando fotos para sociales y se nos unió al grupo más divertido del palco de prensa) al teatro La Fiesta del Jaragua a ver a KC and the Sunshine Band.

Confieso que fui mas por el coro porque, aunque conozco canciones de KC como «Please don’t go» y «That’s the way (i like it)», opinaba que este era un concierto más de la legión de «artistas eplotaos» (asi mismo, sin x) que son traidos al pais cuando ya lo mejor de sus carreras ha pasado. Pero bueno, lo interesante es que Harrey Wayne Casey (su nombre de pila) me sorprendio.

Sigue leyendo

El incidente «Yo no sé» (I)

 Hace un par de añitos (casi 20 el próximo año), a mis padres se les metió en la cabeza el buscarme formación musical algo que, si bien no resultó como ellos esperaban, les agradezco infinitamente porque influyó en el personaje que soy hoy en dia.

Pues bien, la cuestión es que yo vine entrando a un proyecto de enseñanza de violín de la Escuela Elemental de Música «Elila Mena», que cuando eso estaba en Gazcue, al lado del antiguo conservatorio (hoy día, ahí se encuentra la Escuela Nacional de la Judicatura).

Este proyecto, que se llamó «Taller Orquesta de Cuerdas» consistía en un grupo de jóvenes que aprendíamos a ejecutar violín, viola y cello al mismo tiempo que preparábamos diferentes composiciones. Recuerdo que la primera fue un tango llamado «Beso del Fuego». Sigue leyendo