Jarabacoa, diez y cinco.

No, no se me confundan. No es quince. Diez y cinco. Diez, que son los años y las versiones que se han hecho del Festival de Poesía en la Montaña, ese gran retiro poético en Pinar Quemado, Jarabacoa, y cinco las ediciones (consecutivas) que me han tocado participar desde aquel primer fin de semana de agosto 2008 cuando subí por primera vez invitado por Taty Hernández.

Cinco las oportunidades de poetizar, de compartir, de ser uno junto a poetas de todos los lares de nuestra media isla (la poesía dominicana se muda hacia la loma durante esos días). Cinco han sido (y que el número siga engrosándose) las experiencias, las historias, las anécdotas… y esta décima edición fue la epopeya de lanzarse al ruedo y hacer las cosas bien, con esa voluntad de hierro de Taty y todo el equipo (Tanyita, Tanya madre, Frank, Yolanda, Mon…) Sigue leyendo

Versos y viniles – Martes 29 en Camden

Mañana harán exactamente tres meses (gracias Dei por habernoslo recordado) de la primera vez que El Arañazo dejó sentir su poesía y su propuesta de «Literatura que deja cicatrices», precisamente en Camden. El bar de la Plaza Andalucía nos vuelve a abrir las puertas, y en esta oportunidad lo hace para cumplir otra idea que tenía años engavetada: la de combinar poesía y música electrónica. Así surge «Poebeats», un recital de versos y vinil. Luis Reynaldo Pérez, Ricardo Cabrera y yo estaremos leyendo nuestros textos junto a música original de Manuel Miller, productor y DJ (quien pone a bailar a la gente en Double´s los fines de semana) que se integra a participar en este invento.

Ayer nos juntamos a ensayar y la sinergia fue inmediata. Quedamos muy satisfechos con el resultado inicial. Les puedo adelantar, en cuanto a mí respecta, que escribí dos textos para ser leídos especialmente en el recital. Para quienes están fuera de Santo Domingo (en el interior del país o en el exterior) también vamos a transmitirlo por twittcam desde la cuenta @ElAranazoCL así que manténganse atentos desde las 7:45, que es cuando empezaremos a hacer transmisiones de prueba desde allá.

La invitación a acompañarnos en este nuevo intento de seguir difundiendo nuestra literatura criolla del siglo 21 está lanzada. En cuanto a mí respecta, estoy feliz con lo que estamos haciendo y con lo que falta.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».