Ana María Fuster despide a Galeano

catarsisgaleano

No crean que no he querido despedirlo. He intentado varias veces iniciar una Catarsis que celebre la existencia y la vida del uruguayo Eduardo Galeano. Pero el tiempo (y las congojas, ay) no me han dejado terminar. Pero hoy, Ana María Fuster -mi manita mayor de la vida y la poesía- compartió conmigo estas letras que me ayudarán mejor a encontrar las palabras que lo despidan terrenalmente en su viaje hacia la inmortalidad.

utopía 1: palabras andantes

 

a Eduardo Galeano:

–La utopía está en el horizonte.

Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos

y el horizonte se corre diez pasos más allá.

¿Entonces para qué sirve la utopía?

Para eso, sirve para caminar.–

 

llueve horizontes sobre la palabra:

somos ciudad grafiti grito de abrazos

bocas del tiempo los hijos del hambre

palabras andantes como pequeños fuegos

como la sed que pinta tu cuerpo

como el cuerpo que siembra agua

como el agua conjugada de sueños

calma lucha vida beso:

un él y ella, también ella y su ella, él y su él

somos el insomnio que besa las calles

 

llueven caminos sobre un libro desierto:

abrimos las manos sembramos la sed

gota a gota sin miedo a crecer(amar)

mirarse a los ojos desnudos del eco

tomarse las manos brincar las murallas

hasta despertar como ráfaga solar

sin maquillaje pero con muchas ganas

libre isla escuela niños:

sin escupir abandonos, sin regresar a la nada

somos palabras andantes sin apellidos

 

 

llueve otra mañana sobre la noche:

la palabra germina, nos abre los ojos

tenemos derecho al delirio y sus infinitos

a contagiarnos de amor también de locura

engrafitar de colores la apatía

jugar al futbol jugar con rebeldía

llenar de abrazos cada frontera

coraje sombra estrella día:

palabras andantes palabras

somos todos un mundo, somos todos poema.

 

Ana María Fuster Lavín

Caribeñidad3s, en Puerto Rico

catarsiscaribe

 

Tuve el honor de conocer a Amarilis Tavarez Vales en mayo del 2010 en una presentación de varios libros en la Librería Mágica, un rincón precioso en Río Piedras donde la literatura se respira y se siente desde que atraviesas la puerta. Mágica es… bueno, le hace honor a su nombre. En aquel entonces ella estuvo como parte de los poetas que leyeron textos de “Miss Carrussel”, de Mirna Estrella Pérez, “Sencilla-Mente” de Carlos Vazquez Cruz y “El mal de los azares”, autoría de Karen Sevilla a quien también conocí (igual honor) en dicho evento.  Sigue leyendo

Luis Negron: “Los caribeños que escribimos hoy en día estamos al tanto de lo que se publica en las otras Antillas”

catarsisnegron En la XV Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2012 fue que conocí a Luis Negrón. Me lo presentó Deidamia Galán, quien lo conoció en la Librería Mágica de Río Piedras unos meses antes. Venía a presentar su primer libro, “Mundo Cruel”, un compilado de cuentos que enriquecía aquello que en Puerto Rico llaman “literatura queer” y que puede ser definido como literatura relacionada con temas de la diversidad sexual. En aquel momento, lejos estábamos de imaginarnos la acogida que iba a tener su ópera prima. Pero así son las vueltas que da la vida. Sobre eso y sobre lo difícil que es dirigir una librería en estos tiempos de Internet hablamos en esta conversación, que forma parte del “Atlas Ferial” publicado por primera vez para la FILSD.

Recientemente Luis ganó en New York el Lambda Literary Award a la mejor obra literaria gay del 2013 por Mundo Cruel, siendo el primer puertorriqueño en lograrlo, y de este lado no podemos estar más felices por ello. Aquí el intercambio:

Sigue leyendo

Yolanda Arroyo Pizarro: “Una vez aprendí que para las pasiones siempre se debe sacar tiempo”

catarsisyolanda

Cuando Romina me informó que debía redactar un cuestionario para Yolanda, recordé aquel primer encuentro que no se dio: ambos coincidiríamos en un conversatorio sobre blogs y literatura en la FIL 2007, el cual no contó con su presencia porque la Arroyo tuvo un accidente que le impidió venir a Santo Domingo.

Dos años después, nos dimos el primero de muchos abrazos en Santurce. Como parte de “Entre mares, dos islas una palabra”, recital poético que el Pen Club de Puerto Rico organizó con poetas dominicanos, puertorriqueños y dominicanos residentes en la Isla del Encanto, me tocó a mi cruzar el Canal de la Mona y ahí nos conocimos.

Ese fue el primero de varios encuentros y coincidencias, que han aumentado nuestra amistad (Facebook ha ayudado mucho). Supongo que por eso y por algunas otras razones que Romy sabrá es que me tocó a mi la hazaña de elaborar las preguntas.

Esta entrevista no salió en el Atlas Ferial porque… Yolanda envió el cuestionario respondido cuando el libro ya estaba impreso. Así que aquí les va:

Sigue leyendo

5 recomendaciones en el #DiaDelLibro

catarsisrecomendaciones

Pues bien. Hoy es día de Sant Jordi, fecha que también es conmemorada como Día Internacional del Libro. Y como periodista/escritor/pana que se guilla de lector, no quiero dejar pasar la fecha sin compartirles algo vinculado al libro y la lectura.

Así las cosas, en algún momento del año pasado, el autor peruano Martín Zúñiga me pidió cinco recomendaciones para publicarlas en el periódico Letra Cierta. Aprovecho la fecha de hoy para compartírselas.  Aquí van. Sigue leyendo

Andando la tierra (que siento) mía

(empecé a escribir esto en septiembre 2013, al retorno de aquel memorable viaje. por alguna razón no lo terminé. well… más vale tarde que jamás)

andandolatierra

Al final de este viaje…

Quedan las emociones, las experiencias. Lo que me llevaré conmigo cuando me toque partir.

Tres años sin pisar suelo borincano fue demasiado. En el trayecto se acumularon los amigos, las historias, las nostalgias. Nunca puedo ir a Puerto Rico por menos de una semana. Sigue leyendo

Ostracismo (a propósito del 100 aniversario de Julia de Burgos)

Imagen

Wake up Jane Doe. Te quedaste dormida en la 5ta avenida con 106. Aletargada, no te fijaste que tu aura se sumió en lo anónomio, tan distante de tu trópico y tu Río Grande de Loíza. Desnuda tu halo que llegaron tus quince minutos de spotlight. Llegan a desempolvar tu esplendor por tiempo limitado (tal vez por el módico precio de 99.99) tomarte prestada del olvido. Derramarán antes unas tempranas lágrimas de cocodrilo, condenando a las Antillas de conciliar desamparos y constituirse en diálogos de espaldas. Pierde cuidado, no van a extenderse. El tiempo no alcanza para melancolías. Ahora sí, empezemos. No eres Jane, te llamas Julia. Julia de Burgos. Tu voz era el retumbe de la candela caribeña. Supiste ser tu propio sendero en tiempos de salitre, sal e himnos sangrientos a la opresión. Hoy amanecen tus cien años y te retornarán a Santa Cruz cargada sobre hombros de fuego fatuo. Nubes lloverán ron sobre tu historia, perfumando tu existencia. Habrá quien sueñe con bautizarte nueva madre de la Patria en el parnaso borincano, a la siniestra de Lolita Lebrón. Poco importan las telarañas que te adornaban. ¿Quién va a reflexionar entre tanta alegría sintética? Ahora tu mirada triste eternizada preside todos los altares. No se olvide la monoestrellada a la diestra con el triangulito azul celeste… la Alcaldesa amará este detalle. Levántate Julia, mírate las manos de agua, antes que los hipsters resientan lo mainstream que te has vuelto y reclamen conocerte antes que fueras cool. Ven, te será simpático el ruido de tu nombre –el mismo que te fue negado en la muerte- en tantas bocas. Levántate a observar cómo te hacen guardia en tu esquina de Harlem, cómo te desnudan para vestirte de finos versos hilados por los más selectos poetas de tu Borinquen natal. No faltará quien llame a Dios para que venga a verlo todo desde tu espalda. Antes que anochezca el año, te esconderán en el ático. Resplandecerás por última vez gracias al paño con pasta. Darán una última mirada, apagarán la luz y cerrarán la puerta. Podría ser peor. Ya estarás acostumbrada a la soledad. Volverán entonces a celebrarte las ratas y los gusanos. Al menos sabes que sus honras son sinceras.