Sobre tribus urbanas y demás hierbas aromáticas

IMG-20130917-WA0000

Gracias a la hermana, amiga y colega Li Misol por haber pensado en mí para su reportaje «Grupos urbanos: entre la música y la moda», que salió publicado en La Vida del Listín Diario el pasado martes 17 de septiembre 2013. Igual que hice en otro reportaje pasado, voy a reproducir in extenso mis respuestas. Después de todo, el espacio en prensa es implacable y hay algunos aspectos que se quedaron fuera… así que aquí va:

Algunas reflexiones sobre la #27Bienal

logo27bienal

Voy a recibir mucho fuego por lo que ustedes están a punto de leer. Por arriba y por abajo, como la arepa.

Algunos dirán que es una vergüenza que emita estas consideraciones, otros que acusarán de vago por haberle dado “tanta cabeza” a esto y unos cuantos que al cuarto párrafo se hastiarán y no se tomarán el tiempo de leer todo y mucho menos de contra-argumentar ni debatir, limitándose simplemente a llamarme “boñiga”.

Estoy consciente de lo que estoy haciendo y –sobre todo- por qué lo hago (no en vano siempre recuerdo al final que “esta es mi verdad y con mi vida la defiendo”).

Faltaría a un compromiso conmigo mismo si no plasmo todas estas consideraciones aquí (me había prometido no escribir al respecto, pero me provocaron).

El debate (con argumentos y con altura) está más que bienvenido en los comentarios.

Vamo´ arriba. Sigue leyendo

Con ustedes la @PayasaAgapita

En este viernes quiero presentarles a una amiga desde la vecina Isla del Encanto. A mí me encanta referirme a ella por su nombre artístico y el real, así que diré que ella es, al mismo tiempo, Bianca Estrada y la Payasa Agapita.

Nos conocimos cuando ella entró a mi blog buscando información sobre la blogósfera o sobre otros temas (hace un par de meses encontré su primer comentario) y luego los nudos de las redes sociales nos han seguido hermanando (Facebook, Twitter, etcétera).

En estas últimas semanas he estado prestándole mucha atención a su blog, en el que trata varios temas desde una perspectiva… esteeem… ¿seria?… bueno, digamos que no tan graciosa como cuando le toca ser Agapita. Y me ha encantado su estilo de escribir historias, además de sus artículos sobre sus ocurrencias cuando le toca trabajar, como cuando tuvo sus cinco minutos de fama en Carolina. Otra cosa, ¡sus «cuentos reinventados» son tremendos!)

No tengo que decir que Bianc… ahem, Agapita, está muy atenta a Social Media: cuenta con un fanpage, un usuario de twitter y otro de youtube, donde puede vérsela muy contenta bailando el culiquitaca de Toño Rosario. Un caso muy interesante de promoción en redes sociales en el cual pueden (¡DEBEN!) verse reflejados sus colegas.

Denle un vistazo, estoy seguro que, como dice aquella canción de «Bienvenidos»:

«¡Y se divertirán!»

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Drama en un hashtag

Me encantan las redes sociales. Es mucho lo que puede aprenderse y analizarse sobre los seres humanos con la mera contemplación virtual. Siempre he defendido la teoría de que la humanidad es única en todas sus plataformas, y que la Internet simplemente ha brindado más luz sobre la ya bastante limpia y transparente naturaleza de los únicos seres vivientes que tenemos capacidad para hablar (hasta que se demuestre lo contrario).

Pues bien, no hay que ser John Gray para confirmar aquello de que «los hombres son de Marte y las mujeres de Venus», cuando ya la propia realidad de nuestros días tras días lo demuestra mucho mejor que un librito de autoayuda. Pero a veces nos cegamos y no nos damos cuenta de eso que está al frente.

Sigue leyendo

Facebook políticamente correcto… el análisis

Dentro de mi grupo de cercanos, creo que fui de los primeros en suscribirme a Facebook. Cuando la mayoría de la gente todavía andaba dando brincos por Hi5, mis hermanos y hermanas de preurbano.com me convencieron de hacer la mudanza a esta red social, que hoy se ha vuelto tan adictiva y «lleva vidas» para muchos de nosotros.

Como era de esperarse, muchas de las actitudes propias de Hi5 se han querido repetir en esta red, y se ha ido generando un código no escrito de conducta sobre las distintas actitudes que un usuario debe de tomar para un comportamiento mejor por esos predios.

Aquí escribo algunas que he ido generando conforme ha pasado el tiempo y me he adentrado en el uso de la herramienta. Claro, me imagino que recordarán aquel video que colocamos en días pasados y cuya regla 4, «do not steal friends from other Facebook friends» me sigue produciendo risa hasta el día de hoy.
Sigue leyendo