Altas y bajas, en idolos latinos

Y esta es mi valoración. Lo del pasado sábado 3 de octubre en el Estadio Olímpico tuvo sus altas y bajas. Altas en cuanto a la entrega de los 5 exponentes que se entregaron a las más de 30 mil almas congregadas allí (el número es una aproximación mìa, pero está claro que el estadio se llenó, whatever the hell that means for) durante las más de 4 horas que duró todo el concierto (no sé el número exacto, me fui cuando el cangri iba por la tercera canción, y ya para ese momento el reloj marcaba las 2 de la mañana). Bajas en cuanto a fallas bien serias respecto a la logística y la seguridad, que debieron ser previstas por el equipo de EME Producciones y Brahma Light (los patrocinadores principales) y que han provocado esta avalancha de quejas de un público «acostumbrado» a grandes eventos en el aforo más grande de nuestro país.

Sigue leyendo

Cultura urbana pa´ mis colegas

Daddy Yankee y El Lapiz Conciente

Dado el innegable avance y apogeo de artistas como Vakeró, El Lápiz, Joa y otros exponentes de la llamada «música urbana» en nuestro país, y el desconocimiento flagrante que muestran muchos redactores de medios escritos, televisivos (y hasta digitales) me siento en el deber de contribuir a incrementar su acervo cultural en estas lides, con las que van a tener que verse muchas veces.

Empecemos por la más sencilla: rap, reggaetón y hip hop son tres cosas MUY DISTINTAS. Por ende, llamar «reggaetonero» a Vakero o a Lápiz, simplemente va a denunciar su carencia de conocimientos frente a los conocedores de estos géneros urbanos y lo convertirá automáticamente ante sus ojos (y ante los míos) en un «embarra cuartillas» cualquiera.

Sigue leyendo