Al Reglamento 824 hay que eliminarlo y punto

catarsisdiaria-824final

Esta Catarsis va a ser larga. O sea, LARGA. Pensé en dividirla en varias partes, pero siento que luego se puede perder el mensaje completo si lo hago. Disculpas adelantadas. 

La República, las censuras, el control pretendido que no es más que una utopía sólo alcanzable en años aciagos de dictadura y represión. El Reglamento 824 y la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía (CNEPR) que pretende regir todo lo concerniente a actividades multitudinarias y medios de comunicación masiva. La necesidad de una legislación actualizada y acorde con las nuevas circunstancias. Mucha tela por donde cortar.

Tengo varios meses en los distintos medios donde he tenido chance de hablar entrándole al Reg824, que establece los criterios y líneas de acción de la mentada CNEPR. También he tocado algo en este blog. Años y meses diciendo que a la CNEPR lo que hay es que disolverla. No arreglarla, no… disolverla, y que desde el INDOTEL se cree un mecanismo de regulación, NO DE CENSURA como es el caso en la actualidad.

Sigue leyendo

Anuncios

“Babeque ha de ser mil veces verde” Cahobazul y el #rockdominicano

cahobazul-header

Cahobazul es una banda primordial para comprender el Santo Domingo de las décadas ochenta y noventa: una ciudad en permanente ebullición y constante lucha de lo nuevo versus lo viejo que recién comenzaba a aceptar como suyos otros ritmos musicales más allá del tradicional merengue.

El rock pasa a ser algo más que un invento de un grupito de hijos de papi y mami y torna en grito de reclamo y afirmación gracias a canciones como Gazcue es Arte y Cahoban. Voy más lejos: es posible hilar una historia del Santo Domingo de a mediados de los ochenta con cuatro temas de esta banda liderada por Lyle O. Reitzel fundamentales también en la narrativa para una historia del llamado “rock local”. Sigue leyendo

The dominicans are coming(*): nuestros (dos/cuatro) días en Haití

potoprenzmain

Nuestro viaje comprendió los días jueves 14 a domingo 17, pero tanto la ida como la vuelta implicaron pasarse el día completo en el recorrido. Por tanto la realidad es que nuestra estadía fue realmente de dos jornadas: viernes y sábado. Sirva pues este texto a modo de recuento cronicado de los distintos episodios que se quedaron impresos en mi memoria con fuego, en la espera de repetir esta experiencia. Sigue leyendo

De gestores culturales y la nómina del ministerio

catarsisgestores

 

Hay noticias que van y vienen de manera cíclica. Alguna que otras veces, son vientos enfueguecidos que prenden en una ramita y van quemando hasta formar grandes incendios forestales.

La relacionada a la aparición del cantautor dominicano Pavel Nuñez en una nómina del ministerio de Cultura (MINC) es una de ellas.

Ya dije que no es la primera vez que se habla de esto. En los primeros meses del año, cuando los amigos de “Revolución Cultural” hicieron pública la nómina, salieron estos y otros datos. Pero ahora, cuando el pasado  22 de julio el portal Z101Digital publica estos datos, “todo el mundo se vuelve loco”.

Yo no quise opinar porque mi posición puede parecer “llena de odio” o “defendiendo lo indefendible” y siento que Pavel está lo suficientemente grandecito para defenderse solo. Lo cual ocurrió. Y ahí supe que ya no podría quedarme callado.

Sigue leyendo

Escandalizar… por escandalizar.

catarsisescandalo

Ayer domingo, cambiando de canales, me enteré que una figura “infame” de la fauna farandulera local iba a ser entrevistada en un canal ubicado en el Ensanche Lugo, a unos pasos del mausoleo de nuestros Padres Fundadores. Sospeché que iba a causar estragos… bueno, el comercial decía “encenderá las redes” y, en efecto, no me equivoqué. Leyendo los comentarios en Facebook y Twitter, me quedó claro que esta persona siente que la única forma de crear ruido alrededor suyo es precisamente abriendo la boca y escandalizando. O que tal vez no tenga un asesor de imagen que le aconseje no ir a los medios por un buen rato. Decidí que no veré el video de la susodicha entrevista y que esto será lo único que diré al respecto (lo incluyo en mi blog para que quede constancia). En mi honesta opinión, deberíamos hacerle caso a aquella frase que recorre la internet, como el fantasma del que hablaba el Manifiesto de Marx y Engels, que dice “Stop making stupid people famous”. Y eso va también para el programa de televisión que, sabiendo las barbaridades que este personaje ha dicho en el pasado, le presta su espacio para beneficiarse de la bulla gratuita, por demás innecesaria, en un obvio interés de hacer leña del árbol que ya cayó.

Catarsis, catarsis.

“Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo” 

Mi mirada a “Dólares de Arena”

catarsisdolares

El cine, ya se ha dicho infinitas veces, es contar historias del modo correcto, utilizando todos los recursos que ofrece el séptimo arte: el guión, los encuadres, la fotografía, las actuaciones… y hasta la música.

Adaptación libre de la novela autobiográfica del autor francés Jean-Noël Pancrazi, “Dólares de Arena” cumple a cabalidad su propósito: cuenta una historia y lo hace muy bien, salvo algunos puntos “valle” en los que no parece avanzar y se queda patinando en el piso. Pero son los menos en una producción de hora y media, en el que desentrañamos la relación entre Anne, una francesa con conflictos familiares que se establece en Samaná, y Noelí, una joven dominicana que se prostituye para mantener la familia no-tradicional que ha formado con su novio. Sigue leyendo

Los limpiavidrios están de nuevo en las calles

catarsislimpiavidrios

Esta catarsis empezó a ser escrita el 6 de mayo.  La había abandonado por… sabrá Dios cuales razones. La semana pasada sucedió algo que me hizo retomarla. En la misma esquina de la Jimenez Moya (a esa altura todavía no se llama Winston Churchill) con Sarasota -donde hace casi un año mataron al muchacho limpiavidrios que despertó toda una discusión sobre el tema- en dirección Norte-Sur, a eso de las 9 de la noche, un limpiavidrios nos interceptó con cierto tono violento a mi esposa y a mi, aún cuando le habíamos hecho señas de que no nos limpiara el vidrio porque no teníamos menudo. Sigue leyendo