«Babeque ha de ser mil veces verde» Cahobazul y el #rockdominicano

cahobazul-header

Cahobazul es una banda primordial para comprender el Santo Domingo de las décadas ochenta y noventa: una ciudad en permanente ebullición y constante lucha de lo nuevo versus lo viejo que recién comenzaba a aceptar como suyos otros ritmos musicales más allá del tradicional merengue.

El rock pasa a ser algo más que un invento de un grupito de hijos de papi y mami y torna en grito de reclamo y afirmación gracias a canciones como Gazcue es Arte y Cahoban. Voy más lejos: es posible hilar una historia del Santo Domingo de a mediados de los ochenta con cuatro temas de esta banda liderada por Lyle O. Reitzel fundamentales también en la narrativa para una historia del llamado “rock local”. Sigue leyendo

«Un día normal» – el regreso a la música de Oliber Delgado

Od-pared

Luego de más de una década fuera de los escenarios, Oliber Delgado retorna al ruedo musical, y lo hace con su proyecto OD que ya ha lanzado su primer sencillo, “Un día normal”. 

Con unas letras que juegan con el existencialismo, el single resume en tres minutos 24 la contemplación de una humanidad cada vez más indolente desde la resiliencia que sólo es producida y provocada a través de los múltiples dolores, golpes y avatares del día a día.

El tiempo ha pasado y de pronto los sueños dan paso a una realidad caótica de la que se trata de huir -aquello que algunos millenials llaman «adulting»- no siempre con éxito. Es un grito de esperanza ante el hecho de que, en efecto, los días normales ya son cosa del pasado y hay que intentar ser feliz con los restos del naufragio.  

Las herencias musicales del tema están bien definidas. Hay referencias previas al trabajo de Oliber con su antigua banda Buy3, pero también a artistas Joy Division, David Bowie, The Clash y Roxy Music, entre otros, pero con un sonido propio y una melodía pegajosa y que fácilmente encaja con la banda sonora de cualquier jornada. 

“Un día normal” llega en un momento clave. No es para menos, en un momento en que la escena musical alternativa dominicana resurge con fuerza y con furia, “Un día normal” y OD vienen a recordar que el rock no ha muerto, solo estaba tomándose un descanso. 

Disponible en las plataformas digitales Spotify, CDBaby e Itunes, el primer sencillo de Oliber Delgado fue producido por José Alejandro Bordas junto a Ariel Sánchez y cuenta con la masterización del ganador del Latin Grammy Carlos Yael Santos.

 

(Click aquí para escuchar el tema)

Celebrando el #PremioSoberano especial para @TPMusica

tp25

Decir que Toque Profundo cumple 25 años es celebrar las bodas de plata del rock hecho en ErreDé. No por antiguedad, porque las raíces del género pueden encontrarse desde los setentas, sino por continuidad. Un cuarto de siglo no se cumple todos los días, máxime en un país donde ir contra la corriente es de por sí epopéyico en todos los sentidos, no solo el musical. Sigue leyendo

Con Toque Profundo, 20 años después

Confieso que la primera vez que escuché «mi país», fue en Sábado Jóven de Corporán (ah, los años!) En ese momento el sus que habla, quien solo había tenido encuentros cercanos con el rock dominicano a través del segmento de Kin Sánchez en Con Cuquín (y, niño al fin, me preguntaba que por qué cantaban rock en español, cuando eso tenia que ser en inglés) se rió bastante con las ocurrencias que se relataban en esta canción. Un tema que retrataba lo que pasaba en la ciudad? Demasiado, para mis escasos 9 o 10 años. Sigue leyendo

Las pilas para este fin de semana

En lo que preparo las conspiraciones para este fin de semana de lucha, aprendizaje y compartir solidario-revolucionario, les dejo con esta canción, que me ha estado bombardeando el subconsciente desde que amaneció. Que todas y todos tengan buen fin de semana. Nos leemos el lunes!

Catarsis, catarsis.

Tiempos de Sal

«En tiempos de sal
lo eterno es pasajero
la magia que nos unió (se va)
lo efímero se hace lento»

No sé. De repente me empezó a sonar la canción en la cabeza y me fui en un viaje a aquellos días del 2003-2004. Ojalá que Edwin se «aloquetee» un día y se invente un conciertico de reencuentro, sobre todo ahora que está de moda.

 

Tengo pendiente escribir sobre mi experiencia ayer en el concierto de «Las Marías» (Tony y Leo) pero estoy guardando mi corazón para el reencuentro con JLS que será mañana en cinema café. Vayan por cierto, mis saludos y agradecimiento a quienes me están leyendo en el Círculo Juvenil… Casmar, tenemos que armar una visita!

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Qué pieza!

Perdónenme, pero tengo que compartir esto con ustedes…

mami te tengo tu pilón
vamono pa japón
dame tu pica pollo
do mulo y un totón
vamono pa la cueva
te vua saca un taino
eto e con taparrabo
comiendo bacalao
bacalaito frito
tu sabe que me guta
tu bacalao salao

«Pilón», de Teriyaki.

Cualquier comentario sobra… y lo más gracioso es que la canción es contagiosa! Si quieren oir el resto, váyanse a su Myspace.

Bang-bang

Bien sé que has pensado en regresar
más cierras las puertas
a cada intento
Creo que mi alma se agotó
sin más lágrimas para llorar
nos vamos perdiendo.

Bocatabú, «Bang Bang»

(La canción puede escucharse aquí)

Sí, lo confieso. A mí me hubiese encantado escribir esta canción, no sólo por la letra, sino por el maRdito sentimiento que esa música transmite. Suerte a los Bocatabú, que se merecen todo el éxito que su trabajo les vaya a traer. Ojalá que se sigan tomando esto bien en serio.

Catarsis, catarsis.

Mi diva personal del rock dominicano

Efectivamente. A mí se me acaban las palabras cuando tengo que referirme a Shara Viñas, la diva extraordinaire de una de las bandas que más extraño del movimiento: Guaitiao. No en vano Catarsiando trajo a ustedes su voz en la interpretación que más me encanta de su primer y último CD Hermanos de Sangre, «Recuerdos en Film» (valga el comentario de que esa canción aparece como epígrafe en algunos escritos amor-dazados). Pues en fin. A Shara la conocí a finales del 2001 y desde ese entonces le he guardado infinito aprecio. Pero en fin, les dejo con una de las canciones que más se llegaron a popularizar entre los fans del way local, «Boogie Boogie», en una de las últimas presentaciones del grupo, durante el segundo festival de Rock Dominicano ANivelDe.com, en julio del 2004.

Cerobit, ¡por fin!

Ya dije que se me dió el poderlos ver en vivo. Que Mariela me había amenazado de muerte de no asistir, la mañana de ese día cuando me la encontré en HRC durante el soundcheck (últimamente estoy yendo demasiado por esos predios de la calle Del Conde) y que llegué justo a tiempo para ver… el debut de El Metro (¡grande, Ambiorix!)

Lo que se me quedó por mencionar fue la emoción de verlos en tarima. De ver con la profesionalidad, la entrega, la seriedad, la energía que los muchachos se entregan bajo las luces. No puedo esperar por el lanzamiento del CD, y allá estaré. De verdad que sí.

Catarsis, catarsis.