De PROFAMILIA y la demanda…

profamilia2

No es mi intención patear al muerto ni hacer leña del árbol caído, ahora que la Justicia dominicana se ha manifestado a favor de la campaña de Profamilia frente al recurso de amparo interpuesto contra su campaña «Conoce, actúa exige» por parte del Arzobispado de Santo Domingo a través de su pastoral de vida y familia.

No.

Solo quiero hacer un par de puntualizaciones que tenía pendiente hacer pero el quehacer diario (más ahora que estoy viviendo como hombre casado) no me han dejado desarrollar. Sigue leyendo

Esto pinta a difamación

Pues bien. Retomando un poco la Catarsis, después de varias semanas sin escribir. La verdad es que entre el cansancio, el mucho trabajo y el déficit de ganas, había abandonado este rinconcito. Pero esto me ha hecho volver. Espero mantener el ritmo.

La carta que ven sobre este texto la encontré en el perfil de un amigo en Facebook. A él se lo mandaron como un video-advertencia respecto a una persona que, según la «denuncia», tenía SIDA y andaba por ahí «pegándoselo a todo el mundo». Pues bien, tomemos el asunto con pinzas y detengámonos en la carta de marras, a ver si resiste mi análisis. Sigue leyendo

Primero de diciembre

Hoy es primero de diciembre. En todo el mundo, los lazos rojos nos recordarán que -en el mundo- 33.2 millones de personas (según los datos de ONUSIDA) viven con esta enfermedad, y que ya se ha llevado a otros 25.

Es un buen día para recordar que la prevención y la información son las mejores armas para no contagiarse, pero también para tender una mano de solidaridad a las personas que han aprendido a vivir con esta condición. Sin estigma y sin discriminación.

No suelo hacer esto mucho por estos lados, pero por favor léanse mi trabajo sobre los últimos datos de la pandemia. Mientras tanto, llevo mi lazo rojo en el pecho.

Catarsis Catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».