¡Hasta siempre, Sonia Silvestre!

soniacatarsis

No recuerdo exactamente cuando fue la primera vez que la escuché. Está en mis principales recuerdos de infancia. Con su cabellera rebelde y su potente voz en el Show del Mediodía o en Sábado de Corporán.

Eran los tiempos de «Corazón de Vellonera» y «Mi guachimán», composiciones con las que Luis Días inventó el «tecnoamargue». Y Sonia fue la voz que le dio voz (valga la cacofonía) a todo aquello.

Mi memoria registra como la primera vez que la vi en vivo el concierto «Un mañana para todos», en 1993, cuando Sebastian del Caribe lanzó el Club UNITE. Entre todas las canciones que cantó el pool de artistas (Maridalia, María Cordero, Jazmín Objío, Frank Ceara, José Antonio Rodríguez, Víctor Víctor y Manuel Jiménez) yo recuerdo a Sonia con una excelente versión de «Sueño de una noche de verano» de Silvio.

Todavía hoy cuando escucho «Si capturo al culpable de tanto desastre/lo va a lamentar/lo va a lamentar», lo hago con su voz.

Meses después, en ese mismo año, Sonia participó en la producción de «El Libro de la Selva» que hicieron Patricia Ascuasiati y Gracielina Olivero en el Teatro Nacional. No recuerdo bien cual personaje hizo pero sí recuerdo claramente la canción principal, que era la de advertir a todos los animales de la selva que Shere Khan, el tigre, venía en busca de Mougly, el cachorro humano.

Para ese entonces mi madre estaba casada con el papá de Patricia y, por cosas de la vida, la fiesta final luego de la última función se hizo en mi casa. Y allá fue Sonia, junto con todo el elenco (entre los cuales estaba Tony Almont y Domingo Villalona junto con Roy Tabaré, entre otros).

Recuerdo que me sentí super mega honradísimo de saberla en mi casa.

Crecí y seguí viendo a Sonia en varios lugares, en varios espacios y conciertos. En algún momento pensé en acercarme para bromear con el hecho de que el colectivo literario «El Arañazo» pudo haber sido influenciado inconscientemente por su interpretación de «Si pienso en nuestras canciones» (que todo el mundo llama «El arañazo») pero la oportunidad no se dio.

No estábamos preparados para su partida física. Nunca lo estamos, pero en el caso de Sonia, cuando figuras de su tamaño deciden ausentarse de nuestro plano, el asunto duele con mayor fuerza e intensidad.

En algunos minutos su cuerpo estará reposando en el Cementerio Nacional de la Máximo Gómez. Yo, desde este cielo tan irónicamente soleado, celebro su vida y su legado. Así la mantendré viva en mi corazón, al igual que quienes siempre la valoramos y reconocimos.

Que descanse en paz.

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

Rita Guerrero por siempre!

Sabía que había sido diagnosticada con cáncer de mama. Sabía que había optado por un tratamiento alternativo y que un grupo de artistas que también respeto tanto como a su música (Julieta, la Maldita, etc) había decidido cantar con «Rita en el corazón» para recaudar fondos para su tratamiento. Lo que no supe fue que este no hizo resultado y que mi diva rockera latina de toda mi vida empezaba a apagar su luz, tan temprano como a los 46 años.

Cuando anoche, llegando a mi casa, leí en el twitter de Gabriela Warkentin la noticia de su fallecimiento, dos lágrimas salieron de mis ojos. Rita había perdido su batalla contra el cáncer y cientos de fans de Santa Sabina nos enfrentamos a la realidad: la hemos perdido físicamente. Queda el consuelo de su música, que no ha dejado de sonar en esta habitación, el recuerdo de sus videos, sus canciones (que con Adriana Díaz Enciso ayudaron en mis tortuosos veinte años).

Y duele. Duele pensar que el siempre pensado y otras tantas veces postergado viaje a México  con el único propósito de verlos en vivo ya jamás podrá ser, a menos que sea a dejar una flor sobre el mármol o granito que inmortalice su rostro apagado. Duele pensar que el último concierto de la banda en Vive Latino 2009 fue, tristemente, «el último». Duele saber que Santa Sabina ya se convierte en un recuerdo, bonito pero recuerdo al fin.

Hasta siempre, Rita. Aquí seguimos, un poco más solos y muy tristes. Lo profundo de tu voz nos provoca aún más tristeza, pero sabremos seguir viviendo, como un homenaje a tí y a tu música. Para mí, tu interpretación de «sueño con serpientes» de Silvio seguirá siendo la mejor que nadie haya podido lograr. No te conocí, pero te quise del mismo modo que si lo hubiese hecho. Tu música fue bálsamo en momentos de necesidad. Y eso, tenlo por seguro (aunque sé que jamás vas a leer esto) no lo olvido jamás.

Catarsis, catarsis. Les dejo con «Alas negras», del álbum «Símbolos» (1995)

El 8, por Benedetti y Narcisazo

Tuve inconvenientes técnicos con el micrófono para poder grabar, pero eso no viene al caso. Gracias a los compañeros de Justicia Global, pude utilizar los estudios «Verdad desnuda» (chiste interno) de nuestra organización. Así les traigo a ustedes el episodio 8 de esta catarsis auditiva… la más larga hasta ahora (54 minutos… sorry, es que había tanto por decir!)

Con una especial dedicatoria a Mario Benedetti (fallecido el pasado 17 de mayo) y a Narciso González (de cuya desaparición forzosa se conmemoraron 15 años el pasado 26 de mayo), hemos hecho tremendo «con tó».  Poemas del uruguayo en su voz («No te salves») y en la de otros («Corazón coraza» y «Un padre nuestro latinoamericano») forman parte de la propuesta poética, como también «A buen precio» de Narcisazo.

La música la ponen artistas que han honrado a Benedetti poniéndole música a sus versos: Tania Libertad, Serrat, Cultura Profética, Silvio Rodríguez, Leo Brower y Pablo Milanés. También tenemos algo de música de Orishas y Etiqueta Negra, todo esto entre comentarios de lo más reciente en el ambiente cultural y las cosas de siempre… Desde Santo Domingo, esta es la voz de la resistencia!

Catarsis, catarsis.

Un catarsiando especial, por el 11S73

Casi no pude hablar. Tampoco es que quise. De repente era tanta la música que no podía quedarse fuera que decidí que yo no tenía nada más que agregarle. En esta edición especial por el 35 aniversario del golpe de estado contra Allende, las canciones ocuparon mi espacio. Y yo las dejé. Silvio Rodríguez, Inti Illimani, Víctor Jara, Sub-Verso, Los Olimareños, Grupo Raíz, Los Miserables y la voz del último discurso de Salvador Allende, se combinan en mi tributo personal a este lamentable acontecimiento que no debe borrarse de la memoria histórica de América Latina.

Pueden escucharlo haciendo click en la foto o por aquí. Recuerden también que Catarsiando ya tiene su rinconcito en Facebook… vayan y apóyennos.