24 horas de teatro en Guloya

Image

Así como suena de «desquiciado»: Teatro Guloya celebra el día internacional del teatro (que fue el pasado 27) con un maratón de 24 horas NON STOP de teatro. Todas las generaciones, todos los estilos, todas las piezas, todas las acciones. Más de 30 espectáculos en el recinto de la Portes 205…

¿y creen que yo me voy a perder ser parte de eso? ¡pues no!

Image

Aproximadamente a las 2 de la madrugada yo estaré presentando mi pieza «Secretos Amor-dazados». ¿La recuerdan? Esta será la décima y última vez (por ahora) que presente este performance, así que están más que invitados a asistir y verla. Si andan en coro por la zona, lléguenle a Guloya como a eso de la 1. La entrada son apenas 50 pesos y sirve para costear la alimentación de los artistas… y se pueden quedar todo el tiempo que quieran allá. 

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad, y con mi vida la defiendo».

De Teatro E-Fusión, llega «naviDAR»

Gente, comparto con ustedes esta nota que me envían mis amigas Blanca González y Jocee Hernández, respecto al nuevo y más reciente montaje del Ministerio de teatro E-fusión.

Este grupo, a quien ya he tenido el privilegio de observar en «Talentos y Unción» y luego en «Resurrección: ellos cuentan Su historia», despide el año con un espectáculo cuyo trasfondo -además de sensibilizar respecto al sentido cristiano de la Navidad- busca recaudar fondos para comprar juguetes que serán destinados a niños y niñas necesitados de los bateyes de Guerra y Jimaní.

Sigue leyendo

Por un tubo, en Guloya

Las siete llaves tendrán que esperar a otra ocasión. Mientras tanto, Guloya desborda teatro, performances y happenings por todos sus rincones -sí, incluyendo los más reconditos-. Ya escribiré con más calma sobre esto, mientras tanto pueden ir y disfrutar de este mega-espectáculo todos los fines de semana de mayo a las 9:30, con un costo de 400 pesos.

Vayan a disfrutar de buen teatro por los principales ejecutantes de Santo Domingo.

Porque somos uno en proyección

Varias generaciones del TP: De izquierda a derecha: Mayte, Guridi, Claudio, Viena, Esther, Alexéi, Carlos y Ellin.

Varias generaciones del TP: De izquierda a derecha: Mayte, Guridi, Claudio, Viena, Esther, Alexéi, Carlos y Ellin.

Unidos en la chercha y en la hermandad. Algunos ni siquiera llegaron a convivir juntos dentro de esa sombrilla hermosa y amplia que fue en su momento el Teatro Proyección de INTEC, pero su relación hoy en día es la de casi hermanos. Así nos captó a todos la cámara de Esther a la salida de una función de «Nuestra Señora de las Nubes», de Viena y Claudio en el teatro Guloya (que ojalá y la repongan pronto, para que todo aquel que no la pudo ver, aprecie la tremenda joya teatral que algunos en ACROARTE no supieron hacer).

Sigue leyendo

Bochinche va a Colombia

Si hay una persona en el mundo que admiro y que puedo señalar como principal influencia en muchas de mis acciones de mi diario vivir, ese es Claudio Rivera. El mismo que me enseñó el chin que sé sobre teatro y artes escénicas cuando me dirigió en el Teatro Proyección de INTEC y luego en Guloya, el grupo que ya lleva más de tres lustros junto a Viena.

Claudio, de quien aprendí que nadie más que uno es responsable por sus actos y que los sueños deben perseguirse pese a todo, está embarcándose con el montaje más internacional de Guloya -«Bochinche»- hacia un nuevo festival internacional de Teatro, esta vez en Colombia.

Sigue leyendo

Pensamientos lavatorios en la madrugada

Ignoro por qué, tal vez habrá sido por la eterna “cadena de pensamientos” que me hace recordar las cosas más inverosímiles en los momentos menos adecuados, pero esta madrugada, mientras aprovechaba las horas de electricidad para ponerme al día con la ropa limpia (entiéndase, darle uso a la lavadora) me vino a la mente uno de esos pasajes de mi vida cuando el teatro se imponía.

Eran los días cuando a mí me tocaba hacer de malo y arrugaba la voz como Gárgamel, en una pieza pequeña infantil que montamos para la hija de una “gestora y periodista cultural”, cuyo nombre me lo reservo.

En fin, que la idea era proyectar ese cuento basado en el medio oriente y vender funciones, pero no tanto con el nombre del grupo en el que participábamos, sino más bien como una compañía llamada “Los cuenta cuentos”… llegamos incluso a presentarnos en Arcadas (EPD) a ver si conseguíamos algún picoteo, sin éxito.

Sigue leyendo