Mis impresiones de #ElTenienteAmado

tenienteamdo

No esperen que opine respecto a la importancia histórica que tiene para los dominicanos esta película y el hecho de que se haya llevado a la pantalla grande -otra vez- el tema de la Era de Trujillo desde un enfoque totalmente distinto (el del único militar activo que formó parte del complot).

No.

Debo remitir mi reseña exclusivamente a la obra cinematográfica porque a fin de cuentas esto es una película, con sus virtudes y sus defectos, unos más que otros. Lo de la importancia histórica se lo dejo a otros colegas que ya lo han hecho, incluso con mayor grandilocuencia.

En primer lugar voy a decir que -como parte de la estrategia promocional- a mí me vendieron una película de acción en la que se me «enseñarían» los oprobios de la dictadura trujillista y tengo que decir que ni una cosa ni otra. Salí de la sala de cine sintiendo que me vendieron un sueño.

Sigue leyendo

«¿Mercado editorial en RD? ¿Es en serio?»

negocioaltoriesgo

Pues este sábado 29, salieron unas declaraciones mías junto con otros «jovenes escritores dominicanos» (Rey Andújar, Luis Reynaldo Pérez, Argénida Romero y Michelle Ricardo) a propósito de una saga que la periodista Indhira Suero está haciendo sobre «reinventar las editoriales».

Supongo que habremos hablado cantidad los cinco, y le habremos dado batalla a la pobre Indhira para editar. Considerando esto, quiero aportar desde esta Catarsis todo el contenido de mis respuestas. ¿Por qué? Bueno… primero, porque quiero. Segundo porque pienso que ellas pueden aportar también al debate sobre las editoriales y su labor en erre dé. El título del artículo es, pues, mi primera reacción a la primera pregunta del cuestionario. Sigue leyendo

La página gloriosa de 1959

monumento1j4

«Mientras hayan hombres machos y patriotas/¡habrá patria!/
En ellos está el porvenir de su pueblo/en ellos está/¡la esperanza de la patria!»

Cuco Valoy, «Página Gloriosa» (Fragmento).

(pueden escucharla completa aquí)

Retomo a Cuco, par de años después (esta canción se compuso para 1965) para decir que mientras hayan dominicanos y dominicanas dispuestxs a jugárselas por un ideal, la semilla de la rebeldia no habrá muerto.

Hoy hay que recordar a nuestros mártires de 1959 y a todxs los héroes de la resistencia antitrujillista.

Nuestros mártires y héroes, ¡PRESENTES!

Ahora, ¡y siempre!

Resistir hasta vencer o morir… ¡Venceremos!

Catarsis, catarsis.

«Esta es mi verdad y con mi vida la defiendo». 

¿Museo a Trujillo? Ya lo tenemos

Lo malo de tener que enfrentarse a realidades como las de estos primeros días de gestión congresual es escuchar «genialidades» como la del…ejem… «honorable» diputado Luisín Mejia, cuando dijo que la prensa es responsable de la «mala imagen» que tienen los diputados ante la sociedad (insistiendo en culpar a las sábanas por la fiebre). Pero nada como esta de Leivin Guerrero (PRD-San Cristóbal) de cuya existencia me he enterado ahora que propone que en San Cristóbal se construya un museo dedicado a Trujillo y a su historia, además de que se traigan de vuelta sus restos.

Lo de traerlos o no, ya es cuestión de otra discusión. Claro, yo entiendo que -de hacerse- tendrían que ser sus descendientes (la «Fundación Trujillo Martínez» que está buscando reivindicarle y «contar su lado de la historia» tendría una tarea ahí) Pero lo gracioso es que el diputado en cuestión hablase sin saber que ya aquí existe, no una sino varias salas museográficas que tratan el tema de Trujillo.

Sigue leyendo

«Llegaron llenos de patriotismo…»

foto tomada de Duarte101

Vinieron por aire y por mar, a la cita con la muerte y la libertad. Las montañas, esas «escarpadas de Quisqueya» a las que Manolo -quien asumió esta fecha como estandarte en honor a su heroísmo- fueron testigo del intento de estos «muchachos» por establecer un nuevo orden en nuestro país. Desde aquel 1959 de amores y dolores, el verde y el negro se han convertido en signos de esperanza y lucha revolucionaria para quienes buscamos una nueva República Dominicana. Hoy me detengo para rendir un homenaje sentido a esos forjadores de nuevos rumbos, con la promesa de luchar para que el árbol de la libertad definitiva que ellos abonaron con su sangre, continuará creciendo. Su sacrificio no fue, ni será, en vano.

Catarsis, catarsis.

Foto tomada de Duarte101.